Con esto no ‘Bale’

El Tottenham empata con el Basilea (2-2) en un partido en el que fue inferior a su rival y su gran estrella, Gareth Bale, salió lesionado en camilla

Ser favorito no es garantía de nada. Un tópico que se ha vuelto a demostrar en la ida de cuartos de final de la Europa League. Llegaban los Spurs como favoritos al duelo ante el Basilea, pero la realidad le ha dado una bofetada. Y lo que puede ser peor: Gareth Bale se ha ido en camilla tras una acción cuyas consecuencias pueden ser peores que el empate de este jueves.

Stocker celebra el primer gol | YAHOO

Los de Villas Boas salieron con un punto más de tensión que los suizos, con las líneas adelantadas y recuperando fácilmente los balones, pero las continuas imprecisiones a la hora de mover el balón empezaron a llenarles de dudas. Así el Basilea, que había salido al campo un ‘pelín’ agazapado ante el escenario que visitaba, se fue creciendo con el paso de los minutos.

Su reacción tuvo lugar a partir del minuto diez, cuando sumó tres ocasiones consecutivas en apenas sesenta segundos que Friedel -el mejor de los locales- se encargó de desbaratar. El Tottenham, por su parte, sólo creaba peligro en jugadas aisladas a balón parado.

Con el timón del partido ya en mano de los suizos, en el minuto 30 una combinación entre Stocker, Salah y Streller iba a acabar con el gol del primero tras aprovechar el rechace que le había servido el remate de Streller al palo.

Y apenas tres minutos después, un saque de esquina lo aprovechaba Fabian Frei para poner el 0-2 en el marcador y enmudecer White Hart Line. El partido no estaba siguiendo el guión previsto y nadie aparecía para arreglarlo. Ni siquiera Bale, desaparecido durante todo el encuentro.

Los últimos cinco minutos de la primera parte iban a ser los de la esperanza para el Tottenham. En el 40 Adebayor aprovechaba una serie de rebotes en el área para fusilar a Sommer, poniendo así el 1-2. Y a dos minutos para el descanso, Parker falló una de las mejores ocasiones que se habrán visto en mucho tiempo: Holtby encara al portero, que le rebaña el balón y hace que éste se le quede al centrocampista inglés que, sin oposición y a apenas tres metros de la línea de gol, lo manda directamente fuera.

La segunda parte volvería al cauce normal de la primera, es decir, dominio del Basilea. Con un juego muy sensato y equilibrado, los suizos controlaban perfectamente a los de Villas Boas, que no encontraban la manera de penetrar en el área rival. Sólo una genialidad de Sigurdsson -que había entrado sustituyendo al lesionado Lennon- consiguió establecer el empate en el marcador.

Pero nada más lejos de la realidad. Los visitantes, comandados por el joven egipcio Salah, sacaron todo su repertorio y sólo el gran hacer de Friedel evitó que anotaran el 2-3.

La nota negativa del partido llegó en el 88, cuando de manera totalmente fortuita Gareth Bale se lastimó el tobillo derecho. Su salida en camilla del campo y la cara de Villas Boas hacen temer lo peor. En lo meramente deportivo, Basel decidirá el vencedor de una eliminatoria que está muy viva.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.