El Everton sigue al acecho de los puestos europeos

El equipo de David Moyes no le pierde la pista a los puestos europeos venciendo en casa (1-0) con un solitario gol de Pienaar a un Fulham que, a falta de tres jornadas, no se juega prácticamente nada

Pienaar_celebra_el_único_tanto_del_encuentro
Pienaar celebra el único tanto del encuentro

El Everton se enfrentaba en su casa, el estadio Goodison Park, a un Fulham que llegaba sin motivaciones. Situado en mitad de la tabla y a nueve puntos del descenso podría decirse que los de Londres ya han acabado su liga. Mientras, el cuadro de David Moyes no pierde la esperanza de adueñarse de la quinta plaza y conseguir un puesto en la Europa League;  lugar que ocupa ahora mismo un Tottenham con aspiraciones superiores y que, por cierto, se vende muy caro; o, por qué no, optar a jugar la Champions League el año que viene.

La actitud de ambos frente a su situación en la tabla se vio desde el primer minuto. Los toffees salieron a morder en cada acción mientras sus rivales aguantaban todas y cada una de sus acometidas con fuerza e intensidad. Según pasaban los minutos, la lógica aplastante hizo del duelo un monólogo ofensivo del Everton, el verdadero necesitado de tres puntos muy valiosos.

Comandado por Fellaini y las acometidas de los laterales, el Everton fijó a su rival en su campo y convirtió su área en un coto de caza para Anichebe y Jelavic, dos delanteros muy potentes pero que no eran capaces de ser precisos con la pelota. Tuvo que ser un centrocampista, Pienaar, el que pusiera a su equipo por delante con una gran jugada que nació en la banda derecha. Coleman puso un pase de la muerte después de varias combinaciones al primer toque para que el sudafricano rematara a placer.

Esperando una posible reacción del Fulham, ocurrió todo lo contrario. Los locales siguieron mandando en el terreno de juego buscando una y otra vez el tanto de la comodidad. La tuvo Fellaini en sus botas por partida doble: la primera se fue desviada después de un gran tiro cruzado; y en la segunda, que iba directa a puerta, Anichebe se interpuso en la trayectoria del balón evitando el gol de forma involuntaria.

Tendría el Fulham su primera ocasión a través de Petric, que había entrado por Berbatov -lesionado- en el minuto 30 y que no pudo llegar a un excelente centro desde la izquierda en un despiste de la defensa local al filo del descanso.

Se antojaba imposible que el Fulham saliera en la segunda mitad igual que en la primera. Esta vez los jugadores aparecieron con sangre en las venas y llevaron el ritmo del partido en los primeros minutos. Ese dominio se tradujo en varias jugadas de peligro como un disparo de Emanuelson en el punto de penalti que se fue desviado por poco.

Después de la segunda lesión de un jugador visitante -esta vez fue Richardson- el Everton se percató de que tenía que aumentar su diferencia en el marcador para no pasarlo mal en lo que quedaba de partido. Se sirvió constantemente de su potencial por arriba para intentar batir a Schwarzer de nuevo, pero el portero norteamericano ejerció de salvador en varias jugadas que pudieron dejar sentenciado el partido para los locales. Las más claras las tuvieron Fellaini, con un remate con la diestra que se fue alto con la portería vacía; y Barkley, a quien el portero del Fulham le sacó un disparo en un mano a mano.

No hubo tiempo para más en un choque que deja al Everton a 3 puntos del Chelsea y del Tottenham, que empató contra el Wigan, y que le da esperanzas para entrar el año que viene en competiciones europeas.

 

FICHA TÉCNICA:

EVERTON: Howard; Coleman, Jagielka, Distin, Baines; Mirallas, Osman, Fellaini, Pienaar; Anichebe y Jelavic (Barkley 67′).

FULHAM: Schwarzer; Manolev, Senderos, Hangeland, Richardson (Duff 56′); Kacaniklic, Karagounis (Rodallega 70′), Enoh, Emanuelson; Ruiz y Berbatov (Petric 30′).

GOLES: 1-0 Pienaar (min. 16).

INCIDENCIAS: se lesionaron los jugadores del Fulham Berbatov y Richardson.

 

Twitter: @ProyectoPremier y @feresbec.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.