El gigante Liverpool machaca a un hundido Newcastle

Los Reds vencieron 0-6 al equipo de Pardew, desaparecido durante todo el partido, y que le deja al borde del descenso

Todo el mundo hablaba de la noticia de la semana, los diez partidos de sanción a Luis Suárez por el mordisco de la pasada jornada al jugador del Chelsea, Ivanovic. Todo el mundo decía que el Liverpool perdía a medio equipo. Pues bien, los Reds han demostrado que pueden pasar sin una de sus estrellas tranquilamente.

Comenzaron los de Rodgers dominando y apretando y fue en el minuto 3 cuando Agger, tras un córner, remató con la cabeza y abrió la veda en St. James. Los locales no reaccionaron, es más, parecía que no estaban en el campo.

El Liverpool no se jugaba absolutamente nada, está a mitad de tabla, lejos de los puestos de Europa, pero los Magpies sí. Están a tan sólo dos puntos del descenso. Al borde, en el límite y hoy era una oportunidad para intentar alejar los fantasmas del declive, pero no lo supieron aprovechar. En el 17, Sturridge le da un gran pase en profundidad a Henderson, que remata con la izquierda desde el centro del área. El marcador se iba 0-2 al descanso. El Newcastle lo estaba pidiendo. Lo deseaba.

Tras el descanso, los locales no parecía que tuvieran ganas de reaccionar. El equipo estaba débil y, por supuesto, el Liverpool lo supo aprovechar. En el 54, Sturridge pone el 0-3, hundiendo más si cabe al Newcastle. Los de Alan Pardew no deben ser conscientes de que se la pueden estar jugando. Cuartos por la cola y después de que el Wigan empatara con el Tottenham, están a tan sólo dos puntos de abandonar la categoría reina de la Premier.

El Liverpool estaba en su salsa, jugaba a su ritmo y no se conformaba con el 0-3. De nuevo Sturridge sumaba un gol al marcador, tan sólo 6 minutos después de haber marcado el anterior. 0-4 y el Newcastle más hundido. Las caras de los jugadores lo decían todo, pero tampoco hacían gran cosa por reaccionar. En el 74, Fabio Borini disparaba con la pierna derecha batiendo la portería de Elliot, que sin duda no tuvo su tarde, haciendo así la famosa manita.

Y cuando el Newcastle pensaba que no le podía pasar nada más, Debuchy ve la doble amarilla por juego peligroso, dejando más hundido al equipo local. Cuando los Magpies no se habían recuperado todavía del gol y de la expulsión, Henderson sube al marcador el 0-6 definitivo.

Hundido, así dejó el Liverpool a un pobre Newcastle que, o reaccionan, o el año que viene jugarán la segunda división inglesa. Los Reds han demostrado que hay vida después de Luis Suárez. 

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.