El City se lleva un trámite vibrante

Precioso partido donde lo justo hubiese sido el empate

Cuando a final de la temporada se enfrentan dos equipos que prácticamente no se juegan nada, suele ser asociada la palabra trámite y los trámites suelen venir acompañados de falta de intensidad y motivación.  

Esto era lo que sobre el papel podía parecer lo que nos íbamos a encontrar en este partido aplazado entre el Manchester City, segundo, con la liga perdida y con la Champions totalmente asegurada y West Brom, un equipo que suele luchar por la permanencia y que gracias a una estupenda labor con un gran juego ha estado apunto de entrar en Europa League justo por detrás del Liverpool.

Con este planteamiento Mancini decidió dar oportunidad a jugadores menos habituales entre los que destacarían un gran Rodwell y el incombustible Tévez. Los visitantes saltaban con sus jugadores habituales tratando de añadir a esta gran temporada una victoria en el imponente Etihad Stadium.

El partido no pudo empezar con mejor guión. El West Brom lejos de esperar la primera estocada del City, se lanzó al ataque gracias a una doble combinación en los primeros minutos entre Rosenberg y Lukaku. El delantero cedido del Chelsea lanzó un duro disparo que fue repelido por Hart y posteriormente lanzó otro latigazo que se marchó cerca del palo derecho.

El City entendió el mensaje y poco a poco empezaron a animarse sus jugadores. Nasri se convirtió en un peligro constante por la banda del lateral Jonas Olsson quien evitaba a duras penas las incursiones del francés. En una de esas jugadas, Nasri puso el balón para Dzeko que peinó la pelota para Milner que falló a la hora de encontrar portería. Corría el minuto 30 cuando el City gozaba de sus mejores momentos. Tévez en el 32 lanzó un misil que se estrelló en el larguero y sólo un minuto después, el jugador argentino puso un centro perfecto y el ariete Bosnio conectó una preciosa volea a la que no pudo hacer frente Myhill.

El City se creció y lejos de conformarse con el resultado siguió buscando el gol con Nasri y Tévez como mayores amenazas para el West Brom que después de un buen inicio se encontraba contra las cuerdas. En el minuto 42, el City estuvo apunto de dar un mazazo psicológico cuando Olsson tuvo que sacar bajo palos un disparo de Rodwell tras una sucesión de rechaces en el área. El partido llegaba al descanso y el no demasiado público que se había acercado hasta el Etihad Stadium de Manchester, estaba disfrutando de un muy bonito espectáculo.

La segunda parte comenzó igual que empezó la primera, con el West Brom recobrando la olvidando los malos momentos del final anterior. Entre Lukaku, Rosenberg y Ridgewell volvieron a inquietar la portería de Hart al que Touré y Lescott pusieron en algún aprieto con su evidente fuera de forma. El citado trámite inicial había perdido sentido hace mucho tiempo y la tensión tomó forma cuando 67, Nasri y Yacob casi llegan a las manos tras un forcejeo entre ambos en la pugna de un balón. La acción se saldó con una enorme bronca del colegiado Phil Dowd y amarilla para ambos. El colegiado inglés no estaba dispuesto a que el partido se le fuera de las manos.

A partir de este momento y con 15’ para el final, la cosa no pudo estar más igualada con los dos equipos conteniendo al otro con efectividad. Sólo Rosdberg casi logra poner las tablas en el marcador cuando tras un duro disparo que atajó el grandioso Hart, que a estas alturas nadie duda que sea el mejor portero inglés y esté entre los top 3 en la Premier.

Al final el conjunto de Mancini logró llevarse el gato al agua llevándose el duelo con una recompensa más emocional por lo ocurrido que por los 3 puntos en si. Bonito espectáculo a mitad de semana que seguro dejó satisfechos a todos los aficionados que decidieron acercarse al estadio. Blue moon final y a otra cosa.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.