IT’S BLUE, WHAT ELSE MATTERS?

El Chelsea gana la final de la Europa League tras vencer 1-2 al Benfica con un gol en el último minuto tras un partido de infarto.

FÚTBOL, sí con mayúsculas es lo que se ha vivido esta noche en el Amsterdam Arena en la final de la Europa League. Benfica y Chelsea, dos equipos que venían de la Champions se veían hoy las caras en la final de la Europa League. El Benfica buscaba sacarse la espinita del pasado fin de semana tras perder también en el último minuto la liga portuguesa, por otra parte, los blues buscaban ganar el único título de la temporada para demostrar que aún queda algo de ese Chelsea que hace un año levantó la “orejona”.

Los ingleses partían como favoritos y comenzaron el partido más que relajados. Los portugueses supieron aprovechar el pequeño letargo que vivía su rival y durante los primeros minutos fueron los que le pusieron la alegría y el peligro al partido, sobre todo Cardozo que supo poner en más de un aprieto a Cech. Poco a poco el Chelsea despertaba y con Mata y Torres en la cabeza comenzaban a dar los primeros arranques ingleses.

Tras medirse las fuerzas y dejar buen juego y grandes ocasiones, sobre todo por parte del equipo de Jorge Jesús, los equipos se fueron al descanso con las tablas en el marcador.

Quedaban 45 minutos de infarto para ambos y todo se asemejaba a la primera parte. El verdadero peligro llegó en el minuto 51 cuando Cardozo cabeceaba al centro de la red, pero se encontraba en fuera de juego, así que el colegiado Kuipers anuló correctamente la jugada. Todavía quedaba mucho partido por delante y los nervios y la fatiga se empezaban a notar en los jugadores del Benfica.

Diez minutos más tarde de ese fuera de juego, Cech saca de portería y ningún jugador del club portugués consigue cortar el balón. Fernando Torres, el 9 blue, se marcha del primer defensor; gana en velocidad a Luisao; se marcha de Artur y empuja el balón hacia la portería. El Niño abría así el marcador. 0-1 para el Chelsea.

Empezaban entonces los movimientos en el banquillo de Jorge Jesús, cuando el árbitro del encuentro pita penalti por mano clara de Azpilicueta. Cech no le adivinó el disparo a Cardozo y el empate volvía al marcador. Las molestias físicas se notaban mucho en los jugadores del Benfica y Garay tenía que abandonar el campo tras lesionarse.

Quedaban 10 minutos y todo parecía que el partido se iba a ir a la prórroga. El Chelsea no había movido a un solo jugador del campo, por lo que el tiempo de añadido no podía ser mucho. Tres minutos fue lo que indicó Kuipers. Y esos minutos fueron más que agónicos. Ocasiones por parte de los dos. Si uno marcaba el partido estaba sentenciado.

Minuto 93, Juan Mata saca un córner al segundo palo. Ivanovic consigue saltar más que nadie y remata con la cabeza colocando el balón perfectamente para sentenciar el partido. Gran gol del serbio y los portugueses… no se lo podían creer con las manos en la cabeza, totalmente hundidos… Lágrimas en los ojos de Cardozo y felicidad en las caras de los blues. El fútbol es así.

El Chelsea será hasta el próximo 25 de mayo campeón de Champions y campeón de la Europa League. IT’S BLUE, WHAT ELSE MATTERS?

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.