Mourinho vuelve con victoria

El Chelsea se impuso en casa al Hull City por 2 goles a 0. Oscar y Lampard fueron los autores de los tantos en un partido cuyo principal atractivo era la vuelta de “The Special One”, Jose Mourinho.

 

Tarde soleada en un Stamford Bridge prácticamente lleno para presenciar los primeros pasos del conjunto londinense en la nueva temporada. Se respiraba un ambiente especial, ese ambiente digno de la llegada del curso futbolístico. Pero las miradas no estaban puestas en el terreno de juego. Los blues se enfrentaban a un equipo recién ascendido y sin jugadores de gran renombre, el Hull City. Los focos apuntaban hacia el banquillo y a su nuevo y a la vez antiguo técnico, Jose Mourinho.

Tras su salida de la Liga Española, había cierta expectación por ver como se desenvolvía en un partido de nuevo. Muy seguro de si mismo y con todo bajo control, el manager portugués sonreía y saludaba a todos. Lógico, volvía a la que fue y ahora es su casa. Sin duda, el momento más especial de la tarde fue cuando el speaker del fortín azul pronunció su nombre. Una atronadora ovación inundó el estadio y el portugués saludó a los presentes. Tocaba dedicarse a lo importante: ganar.

El partido fue muy plácido de principio a fin para los locales. El Hull de Steve Bruce salió asustado a la fiesta que había preparada y el Chelsea desde el pitido inicial fue un verdadero ciclón ofensivo. Especialmente participativo Kevin De Bruyne, que sustituía a Juan Mata, tocado desde hace unos días y que no quiso forzar. No pudo empezar de mejor manera para el Chelsea que en el minuto 5, McGregor derribó infantílmente a Torres en el área. Penalti claro y Lampard tomó la pelota. El mejor lanzador de penaltis del equipo falló por primera vez en mucho tiempo aunque no fue demérito suyo sino mérito del guardameta de los tigres. McGregor leyó a la perfección a Lampard, que desesperado miró a la grada. Pero todavía quedaba partido.

Siete minutos después, una jugada excelente entre Torres, De Bruyne y Oscar, terminaría en gol. El belga, con gran visión, se sacó de la chistera un gran pase de tiralineas, dejando al brasileño solo para que definiese por debajo de las piernas. De Bruyne se creció tras esto y estuvo omnipresente durante los primeros 30 minutos del partido, ayudando y achicando espacios constantemente, dejando buen sabor de boca para la afición. En el minuto 25, Lampard consiguió redimirse. Y de que manera. Lampard falta directa

En una falta a unos 30 metros del arco, todo parecía indicar que el “8” centraría. Pues nada de eso. Con toda la rabia por haber fallado el penalti y toda la clase que atesora, disparó un verdadero misil imparable que nada pudo hacer McGregor. El júbilo se contagió por las gradas y mientras tanto, Mourinho sonreía en la banda.

Tras el gol, el partido entró en una dinámica de relajación total que salvo por contadas oportunidades, lo durmió completamente. Por un lado estaba el Chelsea, que veía como justo el resultado. Sabedores de que a medio gas ganaban con facilidad, se dejaron llevar. Y el Hull, que fue a Stamford Bridge como víctima y salió como tal, poco o nada pudo hacer. El estreno no podía ser mejor. Mourinho vuelve, y ganando.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.