Descalabro de “shempions”

El Basilea da la primera gran campanada de la Champions y se lleva la victoria de Stamford Bridge (1-2) remontando ante un Chelsea muy pobre

 Que el Chelsea tiene un equipo lleno de jugadores con mucho nivel es algo que está muy claro. Pero que la gran mayoría de esos jugadores carecen de ese plus de madurez necesaria para poder participar en una competición como la Champions League también lo es. Mourinho decidió partir de inicio con Cech más su línea habitual en defensa con Ivanovic, Cahill, Luiz y Cole. El centro del campo correspondería a Lampard y V. Ginkel como medio centros retrasando su posición más habitual para dejar al debutante William junto a Oscar y Hazard en la línea de tres cuartos con el también “debutante” Etoo en punta.

El partido comenzó con el guion que cualquier persona que estuviese frente al televisor esperase ver. El Chelsea arrinconó al Basilea en su campo que en los primeros 45 minutos, exceptuando dos contras comandadas por su mejor hombre esta noche, el egipcio Salah, terminarían sin apenas poner en peligro la meta de Cech. Pero esta falsa posesión que llegó a ser del 70% a favor de los blues no se materializó en un solo disparo a puerta en toda la primera parte.Chelsea

Cuando los espectadores en Stamford Bridge comenzaban a bostezar, algo que se encargó el realizador de mostrar en primer plano, la primera jugada directa que construyó Lampard saliendo de esa posición en la cual no se encontraba muy cómodo, con la intervención de Luiz, Óscar consiguiera el primer tiro real entre los tres palos del Chelsea que puso el 1-0 en el marcador. El público y Mourinho respiraban y se iban al descanso con la sensación que, sin merecerlo, tenían controlado el partido.

Esta falsa sensación casi se materializó completamente cuando nada más empezar, Oscar de nuevo lanzó un tiro envenenado que se estrelló en el larguero. Sin embargo aquí fue cuando el Basilea se lo comenzó a creer con bastantes argumentos para ello y comenzaron a llegar al marco de Cech a base de jugadas enlazadas dejando de lado esa contra a la que tanto se agarraban. Mientras Mou daba entrada a Mata para tratar de pausar el ritmo del partido, Salah cruzaba un disparo raso que dejaba a Cech y a todo el estadio completamente helado y con la sensación que todo podía ir a peor.

Los locales lejos de reaccionar y con un remate de Ivanovic tras un saque de esquina como acción más destacable siguió descolocado, lanzando balones a Etoo y a Ba que acababa de entrar para tratar de solucionar la papeleta. Fue a diez minutos del final cuando, en contra de todo pronóstico, el Basilea seguía acampado en el área de Cech y el suizo Streller saltó por encima de toda la en “rocosa” zaga blue tras un saque de esquina para amargar totalmente el estreno de Mourinho.

Los quince minutos restantes ni si quieran tuvieron esa tensión de “Champions” cuando un grande se ve necesitado de un gol. El Basilea bien colocado ahogó cualquier internada que, ahora llena de prisas, tenían aún menos sentido que todo lo anterior.

Muchas conclusiones y culpables pueden buscarse en este Chelsea que mucho tiene que mejorar y madurar su juego si no quiere repetir el descalabre del año pasado. Mourinho comienza mal en su famosa “chempions”, con un grupo relativamente fácil.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.