Remy se lleva los puntos de Gales

Los dos goles del delantero francés dan la victoria al Newcastle (1-2) en Cardiff y dan aire a Alan Pardew

Gran partido el vivido en el Cardiff City Stadium con el Newcastle como visitante. El duelo se antojaba interesante. Los locales con 9 puntos en la tabla, buscaban mantener esa regularidad necesaria sin perder de vista los puestos de Europa League. Las urracas por el contrario llegaban con tan sólo un punto menos que el Cardiff pero con unas aspiraciones bien distintas cara a final de temporada.

Quizá fuese esta la motivación extra por parte de los de Alan Pardew, el caso es que siguiendo la estela de juego y jugadores titulares desde que iniciaron la temporada a excepción de Ben Arfa, saltaron al campo como un auténtico vendaval sobre los galeses. Los primeros minutos fueron un auténtico acoso sobre la portería de Marshall, quien se erigió como el héroe en varias ocasiones, destacando magnífica estirada en el 27’ ante el que a posteriori sería su verdugo, el francés Remy. Cardiff

Cuando los aficionados locales no se creían que su equipo no hubiese encajado todavía algún gol tras la espectacular estirada de Marshall, Coloccini que apenas había tenido que entrar en juego, cometió un claro penalti sobre Campbell que el colegiado Kevin Friend no vio o no quiso ver. Justo tras esta polémica jugada llegó lo inevitable y el encargado de abrir la lata sería Remy. El francés cogió un balón en la izquierda y puso un disparo ajustadísimo al palo derecho de Marshall que ya no pudo hacer nada pintando el 0-1 en el marcador.

Lejos de quitar la quinta marcha, los visitantes siguieron encerrando en su propia área a los de Gales y apenas diez minutos después del primer gol, Cissé, obligó de nuevo a poner a prueba a Marshall con un duro disparo que fue repelido a la frontal del área donde apareció de la nada de nuevo Remy para fusilar al palo izquierdo del arquero local que sólo pudo hacer la estatua. Los de Mackay no sabían cómo contrarrestar esta sucesión de golpes y nunca llegaron a intimidar a Krul en toda la primera parte. Cuando esta tocaba a su fin y los Bluebirds ansiaban ir al vestuario, Debuchy botó una falta que de primeras parecía un centro al área, pero que con toda la intención del mundo el lateral envió a puerta estrellándose finalmente contra el palo derecho.

Mackay tenía que mover fichas y decidió retirar a Kim para dar entrada a Mutch. Total lavado de cara el vivido en los vestuarios por parte de los galeses. A los pocos minutos de iniciar, el irlandés Wittingham mandó el primer aviso estrellando un duro disparo por la derecha contra la red de Krul. Pocos minutos después Odemwingie realizó una preciosa jugada individual en el área recortando a Krul y colando la pelota entre dos jugadores visitantes. Por fin llegaba el 1-2 y con ello hacía despertar a la grada que se volcaba totalmente con sus jugadores.

El partido tenía una sensación totalmente distinta a la de la primera mitad y esta vez los arrinconados eran otros. Cuando más apretaban contra su área a los blanquinegros, una contra protagonizada por Sissoko, acabó obligando a reaparecer a Marshall para despejar un duro disparo del centrocampista del Newcastle.

Conforme fue pasando el tiempo y el cansancio era más evidente, las fuerzas fueron equilibrándose de nuevo y el Newcastle salió de su área volviendo a comandar el centro del campo. La sucesión de golpes fue constante por parte de ambos y se vieron obligados tanto a Krul como a Marshal a reaparecer de nuevo para salvar a sus equipos.

A diez minutos del final, con los locales buscando el empate, los de Pardew tampoco se conformaban con mantener el resultado y para evitar disgustos decidieron volcar su ataque por la banda de Tioté que sustituía a Ben Arfa para tratar de finiquitar el partido. El tiempo jugaba en contra de los locales y Mutch, quien había dado mucha frescura a la línea de tres cuartos, se plantó sólo ante Krul estrellando el balón contra el arquero y perdonando el empate para su equipo.

Durante los últimos minutos y con las prisas que ahora tenían los de Cardiff City, el Newcastle supo mantener la calma y abandonó la idea de buscar la sentencia por la de juntar líneas para evitar espacios que costara un posible disgusto. Los tres puntos vuelan hacia Newcastle aupándose en la tabla unos cuantos puestos. Los de Mackay no se meten de momento en problemas, pero pierden tres puntos en casa que puede que les cueste un disgusto a final de temporada.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.