Mazazo de los Hummers al Tottenham

Increíble lo sucedido esta tarde en el White Hart Lane. El West Ham ha protagonizado la humillación de la jornada ganando por (0 – 3) al Tottenham de Villas Boas.

Este partido tenía que haber sido un paseo para los hombres de Villas- Boas. Pero no más cerca de la realidad, fue un paseo infernal o una humillación con todas las letras. El partido comenzó con un Tottenham dominando y siendo protagonista de la posesión. El primer tiempo finalizó con un rotundo 60 % de posesión por parte de los Spurs, pero estuvieron negados de cara a la portería defendida por Jaaskelainen.

Tottenham-v-West-Ham-

Defoe y Paulinho siempre llegaban tarde a los centros de sus compañeros. Destacaría en este primer tiempo las internadas por las bandas de Townsend que fue el jugador más activo del Tottenham.

El West Ham en esta primera parte estuvo reservado y siempre trató de controlar el balón pero sin crear peligro alguno. Al final del primer tiempo, casi llega el primer gol después de una falta ensayada entre Noble y Nolan. El capitán de los Hammers picó el balón por encima de la barrera y Nolan la remató fuera. Una jugada ensayada digna de visualizar por todos los amantes de la estrategia.

La segunda parte fue un cambio radical de la dinámica del partido. Los Spurs salieron a morder arriba, pero finalmente fueron ellos los que recibieron tres buenos mordiscos. La primera ocasión de este tiempo fue obra de Defoe que estuvo negado de cara a puerta y la segunda de Vertoghen a la salida de un corner. A partir de esas dos primeras ocasiones el Tottenham desapareció y empezó el show del West Ham.

En dos jugadas aisladas, los Hammers establecieron una clara ventaja en el marcador. Primero,  Reid a la salida de un córner consiguió el primer gol para los de Sam Allardyce. Dos minutos más tarde, Vazte aprovechó una gran asistencia de Noble para quedarse solo ante Lloris y meter el segundo gol que los consagró en el marcador del White Hart Lane. Este resultado ya era una autentica pesadilla para los Spurs, pero faltaba la estocada final y que puso a todo el mundo en pie.

Ravel  Morrison condujo el balón desde su campo, se fue de uno y dejó a otro atrás. Un gol parecido al de Maradona contra Inglaterra en el Mundial del 86. Llego solo en velocidad frente a Lloris y con la sangre muy fría se la pico por encima. Morrison puso la guinda final a un partido espectacular de los Hammers.

Los Spurs estuvieron muy flojos y la falta de acierto en el primer tiempo les llevo a la derrota. A los de Villas- Boas les ha faltado ambición.

Los Hammers humillaron a los Spurs en su propio campo.

 

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.