Lovren agrava la crisis del United

Nuevo pinchazo del United ante un más que ordenado Southampton que consiguió empatar el gol inicial de Van Persie a dos minutos del final

En la tarde de Manchester y ante la atenta mirada de un espectador como es Sir Alex Ferguson, Moyes trató de revertir la situación comprometida ante el pobre fútbol y resultados obtenidos en los últimos encuentros. Con Van Persie y Rooney como principales avales para el ataque, los locales querían dar una alegría a su afición para que no pierda la esperanza en su equipo y en las posibilidades en la Premier. El Southampton por su parte llegaba a Old Trafford con un gran cuarto puesto en la tabla gracias a la gran labor de Mauricio Pochetino y con estandartes como Osvaldo para soportar el peso del gol. _70582142_manutdvsouthampton

La primera parte comenzó con un guión esperado y los de Manchester se volcaron sobre la portería de Boruc, gracias a la batuta de la joven revelación Januzaj. La primera gran ocasión corrió por parte de Van Persie en el minuto 17’ que realizó una vaselina por encima de Boruc que se marchó rozando el palo derecho. Los del sur de Inglaterra metían a diez de sus hombres en una doble línea de cuatro esperando las contras que pudiesen dar alguna oportunidad a Osvaldo, algo que durante gran parte de la primera parte fue inexistente.

Fue entonces cuando en el minuto 25’ y tras varios fueras de juego, Rooney trazó una gran jugada individual finalizando con un duro disparo que repelió Boruc. El rechace fue recogido por Van Persie que con gran calidad optó por regatear al guardameta y disparar a puerta vacía para por fin abrir el marcador.

Las gradas de Old Trafford a pesar de un juego no muy vistoso celebraba el gol del holandés tratando con la llegada de la tranquilidad del guión previamente marcado. Sin embargo los visitantes lejos de bajar los brazos comenzaron a sacar la garra y a optar por salir de su área buscando el gol. Fue pocos minutos después del gol cuando Osvaldo se plantó ante De Gea y el colegiado Mike Jones señaló un dudoso fuera de juego evitando el empate. El Manchester retrasó las líneas y el peligro caía claramente sobre el lado local que con cierta pasividad sacaba el peligro mandando balones hacia Rooney y Van Persie. Poco o casi nada ocurrió hasta el final de la primera mitad.

La segunda parte comenzó sin cambios por parte de ninguno de los dos conjuntos. El United con la aparente tranquilidad del gol de Van Persie salieron un poco más concienciados de que no podían jugar con fuego como al final de la primera mitad. A los pocos minutos Pochetino decidió introducir más pólvora al encuentro retirando a Rodriguez por Lampert. A pesar de abrir las líneas los visitantes, el Manchester no llegaba con demasiado peligro a la meta de Boruc y parecían contentarse según pasaban los minutos con el resultado.

Exceptuando los  minutos finales lo más destacado fue la entrada de Giggs por Nani tratando de mantener el balón en el centro del campo. Finalmente quien juega con fuego se acaba quemando, y en un saque de esquina cuando quedaban dos minutos para el final el zaguero Lobren consiguió introducir el balón entre las piernas de De Gea llevando la decepción y el enfado a las gradas del teatro de los sueños. No sirvió de nada los cinco minutos de añadido en los que lo más que hicieron los devils fue un claro piscinazo de Rafael a la desesperada que para nada engañó al colegiado.

Los de Pochetino consiguieron un valioso punto en casa de un duro rival que los permite mantenerse en los primeros puestos, mientras tanto los de Moyes no sólo perdieron unos valiosos puntos en detrimento de sus rivales directos, si no que ni su juego ni su efectividad convencen a nadie y la credibilidad del “sustituto” comienza a pender de un hilo con la atenta mirada de su predecesor y principal aval en esta tarea.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.