El Sunderland ve la luz

Los ‘black cats’ se imponen al Newcastle (2-1) y suman su primera victoria en esta Premier en un derbi caliente pero de poca calidad

Poyet y los suyos llegaban a este partido en una delicadísima situación. Con sólo un punto en ocho partidos, el Sunderland se hundía en la clasificación mientras los demás equipos seguían puntuando y alejándose cada vez más. Mientras, el Newcastle quería mantener la línea de los dos últimos partidos (victoria en Cardiff y empate frente al Liverpool) y alejar la irregularidad mostrada desde el inicio de temporada.

Fletcher celebra el gol inicial | THE GUARDIAN
Fletcher celebra el gol inicial | THE GUARDIAN

Y nada más saltar al campo, todo se le ponía en contra a los de Alan Pardew. En un saque de esquina, Fletcher era más listo que el resto y llegaba a cabecear un balón que se colaba en la meta de Krul sin que éste nada pudiera hacer.

Sin embargo, el revés inicial no sirvió para que los ‘magpies’ espabilaran y durante la primera media hora apenas crearon peligro. Sin capacidad para trenzar jugadas de mérito, sólo los latigazos de Cabaye y las acciones a balón parado (en las que también era protagonista el francés) creaban cierto peligro en la meta de Westwood.

Los locales tampoco eran una oda al fútbol de calidad, y sólo la pelea arriba del goleador y de Altidore ponían en aprietos a la zaga visitante. Lo más destacado de la primera mitad, los continuos barullos propios de los derbis. Con el dominio estéril del Newcastle se llegó al descanso.

Al volver de los vestuarios, Pardew mandó un claro mensaje metiendo a Cisse por Sissoko. Quería el empate. Y no tardó en llegar. En el minuto 57, Debuchy se coló entre la defensa para aprovechar un centro-chut de Ben Arfa y empujó el balón al fondo de las redes.

Quedaba más de media hora y el resultado estaba igualado. Los locales, conscientes de su delicada situación en la tabla, cayeron en una racha de imprecisiones que hizo que el nerviosismo volviera al Stadium of Lights. El Newcastle controlaba el partido con mucha comodidad, pero seguía sin llegar con mucho peligro.

Llegados al último cuarto de partido y conscientes de su situación, el equipo de Poyet asumió más riesgos y, con la entrada de Borini, metió una marcha más en ataque. En el 78 avisó con un disparo con mordiente que a punto estuvo de colarse en la portería de Krul y, cinco minutos más tarde, recogió un balón de Altidore en la frontal y enchufó un misil directo a la escuadra visitante.

Con el partido de nuevo a favor, el Sunderland controló mejor el partido y aseguró su primera victoria de la temporada. También es la primera victoria de Poyet en la Premier League, pero aún queda mucho por delante. El equipo evidenció falta de calidad en la mayoría de sus líneas y la victoria no disimula las carencias de un club ‘favoritísimo’ al descenso. Los ‘magpies’ continúan con su línea: son tan capaces de sorprender al líder como de fracasar ante el colista.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.