El Séptimo de caballería arrasa al Norwich

Brillante partido de los hombres de Pellegrini (7-0) que no dieron lugar ni a la sorpresa ni al peligro por parte de los canarios. Dos goles de Agüero,uno de Silva, Nastasic, Dzeko y un golazo de falta directa de Yaya Toure hicieron las delicias de un Ettihad entregado a su equipo.

 

Sin querer engañar a nadie, las cosas empezaron mal para el Norwich. Viendo solamente la alineación del City, con Toure y Fernandinho en el centro del campo y con la línea de tres cuartos formada por Nasri y Silva más la delantera Agüero-Negredo, iba a ser harto difícil hacerle algo al equipo local. Ya desde el primer momento, contemplando como el Norwich se replegaba, Pellegrini optó por subir a Toure como mediapunta, algo que hace cuando el partido está totalmente de cara. Los bajitos se asociaron de lujo, moviendo el balón de un lado para otro con una facilidad pasmosa, mientras el Norwich asistía de espectador de lujo al espectáculo que se iba a producir. Poco le costó al City abrir la lata cuando en el minuto 16 tras un disparo de Silva, Agüero recogía el rechace y con mucha ayuda del defensa, marcaba el primero del festival de goles. Cuatro minutos despúes, una brillante contra iniciada por Nasri, que sirvió un gran balón al omnipresente Agüero, terminó en gol de Silva.

Con muy poco los skyblues llegaban y creaban peligro. Por la izquierda, por la derecha, rasos o centros por arriba. Daba igual. Los canarios ni las olían y aunque intentaban salir a la mínima tímidamente a la contra, de nada les servía. Cinco minutos después, en el 25, Silva botaba un corner directamente a la cabeza de Nastasic para que marcase el tercero. Ya iban tres y el Norwich solo quería que sonase el pitido del árbitro indicando el descanso. Pero todavía quedaba. El baile aumentaba sus compases de juego y los locales se encontraban cada segundo más cómodos que el anterior. Diez minutos después del tercer gol, marcaba Negredo tras una fabulosa jugada combinativa entre Silva, Toure y Agüero, que posiblemente en fuera de juego, dio el pase de la muerte al delantero español.

La primera parte tocaba a su fin y cuarenta minutos después, el Norwich efectuaba su primer disparo, que no tiro a puerta, del partido. Tras la reanudación, Pellegrini dio la entrada a Dzeko por Negredo, pensando ya en el compromiso de Champions de esta semana, con el partido más que terminado en 40 minutos. A pesar de que los canarios salieron un poco más motivados y conseguían llegar arriba, poco pudieron hacer cuando en el 60′, Yaya Toure marcó uno de los goles del campeonato de falta directa. A partir de ese momento, el Norwich desapareció del campo y solo John Ruddy quedó para salvar la poca honra que les quedaba. A todo esto hay que nombrar al mejor actor secundario que tiene el City este año en sus líneas: Fernandinho no dejó pasar ni un solo balón, además de ser el principio del ataque citizen.

Poco más se puede destacar de los 20 minutos restantes salvo que el City no dejó en ningún momento de pisar el acelerador, marcando dos goles más por mediación de Agüero y Dzeko. Los de Pellegrini demostraron un partido más que son un auténtico equipazo y que cuando se asocian ni nada ni nadie los puede parar.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.