Wilshere despacha al Marsella

Partido muy plácido en el Emirates (2-0) que los chicos de Wenger supieron controlar desde el primer minuto. El gol de Wilshere a los 29 segundos puso muy de cara un encuentro que certifica al Arsenal como primero de grupo. En la segunda mitad, Özil puso la magia y Wilshere, de nuevo, el gol.

 

Ni se habían sentado los aficionados, ni se había quitado el típico balón de Champions cuando el Arsenal se adelantó en el marcador. 29 segundos mostraron al mundo que el Arsenal no es líder de la Premier ni del grupo de la muerte por casualidad. Tras un gran pase de Özil, Jack Wilshere, la gran perla gunner, marcó un tremendo golazo para reivindicarse. Ya no es un proyecto de estrella ni un jugador intermitente. El problema es que Jack tiende a lesionarse mucho. Pero cuando no está en la enfermería, suele ser de los jugadores más determinantes de Inglaterra.

Su gol fue como una inyección de adrenalina. Todo el Arsenal salió en tromba para agrandar el festín y el Marsella desgraciadamente era el plato principal. A pesar de la fuerza con la que salieron, los de Wenger poco a poco comenzaron a acomodarse, frente a un Olympique que tan solo creó una ocasión de peligro en toda la primera parte y no por su juego, sino por un error de la defensa que Szczesny atajó sin mucha complicación. A mediados de la primera parte, Mateu Lahoz, colegiado que nos tiene acostumbrados -por lo menos en España- a no pasar desapercibido, tuvo dos errores muy claros. El primero fue un penalty clarísimo sobre Olivier Giroud. El delantero fue derribado progresivamente pero el árbitro pitó falta de Mertesaker, inexistente tambíen. Pocos minutos después, se inventaría un penalty sobre Ramsey fuera del área. El fútbol hizo justicia para los marselleses, tirándolo Özil horriblemente y parándolo Steve Mandanda. Tras eso, el Arsenal, posiblemente desmotivado por el fallo, cesó su ofensiva y durmió el partido hasta el descanso.

La segunda mitad fue un auténtico paseo para el Arsenal. En el 65′ una gran jugada colectiva entre Ramsey y Özil terminó en una excelente asistencia para que Wilshere solo tuviera que empujarla. El Marsella solo reaccionó cuando entraron Thauvin y Valbuena, ambos muy activos en ataque, pero los gunners, con el centro del campo controlado, anularon cualquier tipo de peligro. El encuentro se fue enfriando poco a poco, más aun cuando Wenger quitó a Wilshere y a Özil. Tan solo sufrió en un tiro de Thauvin, que despejó a corner maravillosamente Szczesny. El Arsenal ha sobrevivido al grupo de la muerte y con nota. Le espera el Nápoles en San Paolo la última jornada.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.