Kolarov y Toure lo hacen fácil para el City

Partido trabado entre ambos equipos (2-3)  en el cual el City siempre tuvo el control del partido, comandadados por un colosal Toure con dos goles y unos Kolarov y Zabaleta muy incisivos. El otro gol del City fue anotado por el Kun Agüero (11 goles). Por parte del West Brom, Pantilimon en propia tras un tiro de Berahino y Anichebe en el último minuto.

 

El encuentro ya se preveía lento y pesado desde antes de empezar. A causa de un gran atasco, las autoridades decidieron retrasar su inicio 15 minutos. Seguramente ese atasco fue lo que provocó que el partido no tuviese en ningún momento velocidad. Todo se desarrolló según el guión. El City, sobre el papel, es superior y así fue. Aunque este año no está siendo tan fiable como debería fuera de su feudo, gana por calidad cuando la inspiración no llega. Los baggies tuvieron sus ocasiones, e incluso pudieron marcar algún gol más, pero esta vez no ganó David a Goliat. Goliat ganó porque es más grande y más fuerte. Y punto.

Durante los primeros compases, Pellegrini dio a entender que no iba a cambiar su esquema de juego. A pesar de no contar con varios habituales, los suplentes cumplieron a la perfección. A Dzeko le tocó hacer de Negredo, aunque con menos velocidad y menos acertado, pero igual de molesto bajando balones. Navas como siempre aportó la velocidad por banda, y cuando se juntaban él y Zabaleta, la derecha era una autopista. Kolarov merece especial mención. El serbio es un jugador que puede no ser imprescindible, pero que da un plus tanto en ataque como en defensa que a la hora de hacer balance se nota. Gracias a él llegaron el 0-2 y el 0-3. En el 0-2, su velocidad y buen toque dejaron en bandeja el remate para Yaya Toure. El marfileño marcó su segundo gol de penalty gracias a una excelente acción individual del serbio y su posterior derribo en el área de los de Clarke. El 0-1 llegó también por banda, esta vez fue Zabaleta quien le dio el balón al Kun Agüero, que sigue a lo suyo y ya lleva 11 goles en esta Premier League.

Sin duda las bandas fueron vitales para abrir en canal al WBA. Pero el centro del campo brilló con luz propia. Uno ya lo hemos mencionado, Yaya Toure. El otro, siempre oculto en las sombras, siempre cumplidor. Fernandinho volvió a ser el coche escoba perfecto del equipo citizen. Él no necesita flashes, necesita que los rivales pasen por su area de influencia. El resto, es cosa suya. Los baggies dieron la cara con hombre como Amalfitano, Long o Ridgewell, y de haber apretado un poco antes, quien sabe que hubiese pasado. Sus goles llegaron por pura relajación visitante, eso si. Uno tras un rechace más que fortuíto de Pantilimon que fue directo a puerta. El otro gracias a la empanada de Kompany y Demichelis en el 94. Si el City se hace fuerte fuera de casa como lo es en el Ettihad se convertirá en la pesadilla de cualquier rival.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.