El Chelsea no se complica ni la vida ni el pase

Victoria por la mínima y con lo justo (1-0) del Chelsea asegurando el liderato del grupo E ante un Steaua que fue en busca de la nada a Londres

Partido aparentemente intrascendental sobre el papel, con la clasificatoria ya conseguida por parte del Chelsea ante un Steaua ya desahuciado de la competición con la mente más puesta en su campeonato nacional que en Europa. Lo que trasciende fuera del papel para el Chelsea aparte del honor, la cuantía económica otorgada por la UEFA al acabar como primero y el evitar cruzarse con un rival de altura en la próxima ronda, son las ganas de devolver la alegría a una grada que se ha llevado varias decepciones en los últimos días, con el recuerdo todavía fresco de la derrota en el último minuto en casa del Stoke City que aleja al equipo de la lucha directa por el liderato de la Premier. steaua

Mourinho, muy consciente de la parte no citadada sobre el papel, optó por un once variado entre habituales y suplentes con el veterano Schwarzer como sorpresa en la portería, Ivanovic, D Luiz, Terry y Cole en defensa; el medio sería para Mikel actuando de medio centro y Lampard; Willian, Oscar, Hazard en la línea de tres cuartos por detrás de Ba.

Así pues el balón comenzó a rodar e impregnado por el espíritu de una hinchada que a pesar del frío y la intrascendencia del partido, llenaba casi todo el Bridge, el conjunto blue fue un vendaval durante los primeros minutos. Los hombres del centro del campo tocaban de forma vertiginosa ante un Steaua que esperaba la posible contra para sorprender y como única arma para tratar de incomodar a Schwarzer. Oscar fue el primero en avisar con un durísimo disparo que apunto estuvo de convertirse en uno de los goles de la Champions.

En nueve minutos de juego el Chelsea provocó seis saques de esquina. Los rumanos defendían pesimamente las internadas de los hombres de ataque del equipo londinense y fue en uno de estos saques de esquina cuando Ba, totalmente libre de marca a pesar de estar los once jugadores visitantes en el área, puso  el 1-0 en el marcador. En la repetición se muestra que el autor no fue el ex del Newcastle si no el defensa Georgievski el que introduce el balón en la portería cuando trataba de despejar. Tras la reanudación del juego el Steaua estuvo apunto de empatar en una contra por medio de Gabriel Iancu que se plantó sólo ante Schwarzer al que no consiguió batir.

La primera parte transcurría y el Chelsea era dueño y señor del partido. Cada jugada a balón parado era una pesadilla para el equipo visitante que era incapaz de defender de forma sólida a los blues. Fue en una de estas acciones donde Hazard puso un precioso balón a Ivanovic que con un certero testarazo obligó a lucirse a Tatarusanu. A partir de aquí el Chelsea bajó el pistón pero sin respuesta aparente por parte del equipo de Bucarest que no se le esperaba. La llegada al final de la primera parte con sólo 1-0 en el marcador era una sorpresa para ambos equipos.

La reanudación siguió el guión marcado en la primera parte y los hombres del Chelsea ofrecían triangulaciones perfectas entre las líneas del rival sin que apenas opusiera resistencia. En una de estas acciones William llegó a la línea de fondo y puso un pase de la muerte que incompresiblemente Demba Ba mandó por encima de la portería. La intensidad bajó y el Chelsea dejó tocar al Steaua, eso sí en su propio cambio, sin embargo el “run run” empezaba a sonar en sobre Stamford Bridge al que después de sorpresas recientes, no le gustaba que su equipo sólo ganase por la mínima un partido que dominaba a placer. Mou dio entrada a Schurrle en lugar de Oscar que estuvo algo irregular durante todo el partido tratando de dar la vuelta a esta situación.

El alemán dio algo más de vida al centro del campo que se había acomodado y ofreció una clara ocasión para Hazard que el belga incomprensiblemente mandó arriba cuando estaba a sólo un par de metros de la línea de gol. A partir de aquí solo cabe citar un gol bien anulado a Ba y no mucho más. Los aficionados del Chelsea que se habían acercado a ver este trámite se merecían mucho más por la entrada que lo que les ofrecieron.

Así pues el Chelsea logra lo esperado. Los de Mou pasan como primeros en un grupo que ha causado más problemas de lo que al principio cabía esperar. A partir de aquí se empezará a ver si el potencial es sólo sobre el papel y si la apuesta por veteranía más juventud da resultado contra los grandes de Europa. Muchas dudas ofrece este conjunto blue en la Champions, dudas a las que veremos respondidas en un par de meses.

 

 

 

 

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.