El Chelsea se estrella contra un muro

Exhibición defensiva del West Ham (0-0) que mantuvo a raya durante todo momento al equipo de Mourinho. 33 tiros y 73 por ciento de posesión no fueron suficiente para desactivar el entramado defensivo programado por Allardyce. Los blues pudieron llevarse el partido en los compases finales tras un palo de Demba Ba y un gol anulado a Eto'o que sin duda traerá polémica.

 

Llegaba el derby número 200 entre Chelsea y West Ham. El Chelsea buscaba asaltar el liderato y ganar una vez más este partido, que ya ganó en su historia 100 veces. Pero hoy ni los aficionados más optimistas del West Ham hubieran imaginado el marcador final. Y es que por como empezó el partido, con los blues encima de cada jugador hammer, olía a goleada. Además de ser el equipo más goleado del mes de enero, el West Ham de Allardyce no es que tenga muchas alternativas de juego ni un estilo claro. Aguanta los golpes y muchas veces, lo tumban. Pero hoy, como un boxeador veterano, supo encajar los golpes. El Chelsea de Mourinho sin duda es uno de los equipos más rápidos en cuanto a transciones defensa-ataque de la liga. Le gusta esperar y fulminar como un trueno. El problema es que si su rival no sale de la cueva, queda anulado. Y hoy padeció este problema. Tras un trallazo al larguero y parar Cech un remate de Tomkins que iba dentro -el único remate entre los tres palos de los hammers-, comenzó el festival ofensivo de los blues. Todo el mundo tiraba y tiraba, cañonazos que la mayoría de las veces iban fuera, pero creaban una sensación de peligro aterradora. Mientras tanto, ahí seguía el West Ham, impasible.

La acción más destacable de la primera mitad, junto con las dos ya citadas anteriormente, fue la tremenda caida de Diamé. El senegales fue con todo para centrar, perdió el centro de gravedad y cayó dentro de la grada, haciéndose daño en la cadera y teniendo que abandonar inmediatamente el terreno de juego. La primera parte terminó con 11 disparos blues y 72% de posesión. Esto sería la tónica hasta el final del encuentro. En los primeros minutos de la segunda parte, el West Ham estuvo a punto de marcar, de no ser porque Andy Carroll se tropezó consigo mismo al intentar ejecutar una volea que pudo ser un golazo. Los hammers, a pesar de defender continuamente, apenas hicieron más faltas que su rival – 12 por 11 de los blues –. El partido se iba terminando y lo de Mourinho no podían romper la muralla hasta que en los minutos finales, en el descuento, tuvo dos claras. La primera, al palo Ba. La segunda, un gol anulado a Eto'o que traerá cola. El camerunés le quitó la pelota a Adrián antes de sacar y marcó. El tanto fue anulado por el árbitro. Antes de terminar, mención especial para el guardameta español. Lo que no fue desviado fue detenido sensacionalmente por el ex-bético. Al Chelsea se le escapa el City, a cuatro puntos. Estos partidos son los que decretan el campeón al final de año.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.