Partidazo espectacular con siete goles en el Villa Park

En una jornada donde se enfrentaban varios equipos de la zona de arriba entre si, era dificil prever que éste iba a ser el partidazo de la jornada. Siete goles y victoría final para el Aston Villa ante un WBA que dio mucha guerra (4-3). Weimann, Bacuna, Delph y Benteke fueron los goleadores locales, mientras que Brunt, Delph en propia puerta y Mulumbu hicieron lo propio para los de Pepe Mel.

BfLc6eMCQAEIJ5VEl partido no apuntaba grandes cosas antes del pitido inicial, el Aston Villa en zona tranquila contra un WBA que se ve cada vez más cerca del abismo no hacía presagiar nada de lo que ocurriría poco después. El arranque del partido fue frenético y los de Mel se comieron rápidamente a los locales, tan solo tres minutos dejaron pasar antes de perforar la puerta de Guzan. Cris Brunt reventaba el balón con un zurdazo espectacular.

La cosa no quedó ahí, con los ‘villanos’ tocados por el tanto, los de West Bromwich siguieron a lo suyo y cinco minutos después del primero aumentaban la ventaja. Un centro desde la banda lo desviaba Delph fatídicamente hacia su portería. La tormenta se avecinaba sobre el Villa Park. Pero los de Lambert despertaron para recortar distancias, Weimann se aprovechaba de un error de la zaga para anotar el primero de la tarde para los locales.

Tras este inicio loco el partido se frenó, aunque fue por muy poco tiempo, corría el minuto 24 cuando Lowton ponía un esplendido balón para que Bacuna rematara a placer y empatara el partido. Duro golpe para los de Pepe Mel que veían igualada la ventaja de dos tantos. Diez minutos después los ‘villanos’ golpeaban de nuevo, con un espectacular golazo, tanto como lo estaba siendo el partido, el autor de la maravilla fue Delph que recibía una dejada de Benteke con la cabeza, para escorarse y acabar mandando el balón a la mismísima escuadra.

Cuando ya todo parecía muy cuesta arriba para los visitantes llegaba la sorpresa de nuevo al Villa Park, una gran jugada colectiva la acababa transformando Mulumbu quien batía a Guzan con gran calidad. Así llegaba el descanso de un partido que no había tenido respiro para nadie.

La segunda mitad comenzó más lenta, sin que hubiera ningún equipo que controlara, y con idas y vueltas continuas, pero en ésta ocasión la finalización no llegaba. Lo que acabaría decantando el partido para los de casa sería un penalti absurdo de Lugano sobre Benteke. El belga se encargaría de transformar la innecesaria pena máxima.

Con el gol murió el partido y solo el autor del penalti, Lugano pudo haber igualado a falta de un minuto, con todo el Aston Villa encerrado en su área un balón colgado lo remataba el uruguayo pero acabaría yéndose por línea de fondo.

La victoria deja a los de casa en una zona muy cómoda viendo ya muy lejana la zona de descenso, mientras los de Pepe Mel siguen a tan solo tres puntos del pozo, aunque en los dos partidos que han disputado se ha comenzado a ver la mano del técnico español.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.