Espectacular Rooney en la victoria del United

Suerte y gran puntería, fueron las claves de la victoria del Manchester United (2-0) ante un West Ham sin muchos recursos ofensivos. Sin lugar a dudas, con esta victoria. El equipo de Moyes, se encuentra en la que puede ser una de las mejores semanas de la temporada. Wayne Rooney ha estado soberbio y ha marcado dos goles. Uno de ellos desde el medio del campo. Por su parte, el West Ham ha demostrado grandes carencias ofensivas y no ha creado sensación de peligro en ningún instante del partido.

Tras la gran remontada del Manchester esta semana en Champions. Moyes decidió sacar hombres de refresco y dar la oportunidad a otros. Hasta cinco fueron los cambios con respecto al partido ante el Olympiacos.

Los diablos salieron muy activos y con la idea de jugar al contraataque. La primera ocasión llegó pronto de la mano de Fellaini. El centrocampista belga remató de cabeza y Carroll con un poco de fortuna despejó  debajo del larguero. Pocos minutos después, llegaría lo que sin lugar a dudas ha sido el gol de la jornada. Wayne Rooney vio a Adrian adelantado y tiró desde el medio del campo. El gol dejó asombrado a todo el estadio y seguramente sea uno de los mejores goles que ha marcado en toda su carrera.ALeqM5htaBpyvNFw0VEJ07o1cYCQAqVLhA

Después del gol, el Manchester siguió con su tónica de jugar al contraataque y se mostró muy seguro en el aspecto defensivo.

El segundo gol llegó precedido de una gran jugada de Young por la banda derecha y esta vez la fortuna estuvo de cara de los de Moyes. El rebote en el intento de despeje de Steve Nolan, le llegó a Rooney y este a placer puso el segundo en el marcador.

En esta primera parte, el West Ham tiró una sola vez entre los tres palos y solamente Carroll creó algunos atisbos de peligros. El delantero de los “hammers” estuvo muy solo durante el partido y su lucha con Fellaini fue uno de los duelos más interesantes.

Después de estos dos goles, la segunda parte fue aburrida y no tuvo grandes sobresaltos. El West Ham lo intentó colgando balones al área, pero la defensa del Manchester estuvo muy atenta durante el trascurso de estos 45 minutos. Hay que alabar la gran fortaleza defensiva y otorgarles el mérito que se merecen.  

Al contrario de cómo sucedió contra el Olimpiacos, De Gea apenas tuvo que intervenir y solamente faltaba que el árbitro pitase el final del partido.

Gracias a un espectacular Rooney, el Manchester ganó un partido que se antojaba mas difícil de lo presenciado. La fortuna y el buen “que hacer” defensivo fueron sin lugar a dudas la gran baza del equipo de Moyes. 

 

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.