La Champions League de los equipos ingleses

Manchester United, Manchester City, Chelsea y Arsenal iniciaban la máxima competición europea el 17 de septiembre con la mira puesta en la final de Lisboa, pero finalmente ninguno de los cuatro representantes ingleses podrá jugar la final de la Champions League.

 

champions_league_inglaterra

 

Arsenal: el equipo londinense empezó la competición antes que sus compatriotas, debido a que en la campaña 2012-13 quedó en cuarto lugar en la Premier League, lo que le obligó a jugar la fase previa. El sorteo le emparejó con el representante turco, el  Fenerbahçe de Estambul. Equipo que no le supuso mucha complicación al cuadro entrenado por Arsene Wenger, ya que ganó en el global de la eliminatoria por un cómodo 5-0.

Arsenal-BayernA pesar de partir como cabeza de serie en la fase de grupos fue a parar al denominado y clásico anual “Grupo de la muerte”, junto al Borussia Dortmund, Napoles y Olympique de Marsella. Un grupo igualadisimo donde cualquiera (exceptuando en cierta medida al Olympique) tenía opciones de clasificarse como primero de grupo. Tan igualado que se tuvo que decidir la clasificación por la diferencia de goles al lograr alemanes, ingleses e italianos 12 puntos. En primer lugar quedo el Borussia Dortmund y en segundo lugar el Arsenal, con una épica última jornada donde la clasificación cambio en varias ocasiones.

En octavos de final el sorteo deparo un emparejamiento con el Bayern de Munich, vigente campeón. Una eliminatoria en la que los londinenses no tuvieron muchas opciones tras el 0-2 que encajaron en la ida. El encuentro en Munich se convirtió en un mero trámite que terminó en un empate a uno.

Participación de los Gunners que se puede resumir en una palabra: complicada. Le tocó medirse al vigente campeón, al vigente subcampeón y al Napoles de Rafa Benitez. Poco se le puede reprochar al Arsenal, aunque sus aficionados empiezan a añorar la final de 2006 que perdieron frente al Barça de Frank Rijkaard.

 

Manchester City: el día del sorteo muchos de los grandes equipos una de las cosas que tenían en mente era evitar a los dos cocos que se situaban en el bombo 3 del sorteo, y uno de ellos era el Manchester City. Obligatoriamente tenía que emparejarse con un equipo cabeza de serie, y ese dudoso honor recayó en el Bayern de Munich, que junto al CSKA de Moscu y Viktoria Plzen fueron a parar al Grupo D. Un grupo donde el campeón alemán y el subcampeón ingles tenían previsto pasearse sin ningún problema. Y así fue.City-Borussia

Alemanes e ingleses ganaron todos sus partidos frente a los rusos y checos, por lo que la primera plaza del grupo se decidió en los duelos directos. En la segunda jornada el City of Manchester acudió a la victoria de los muniqueses por 1-3 en un gran partido de los de Pep Guardiola. En la vuelta disputada en el Allianz Arena, el Manchester City remontó el 2-0 que el Bayern había logrado para acabar el partido ganando 2-3 y quedarse a dos goles del primer puesto del grupo. Un primer puesto que le hubiese venido muy bien para evitar a un campeón de grupo en sorteo.

El F.C.Barcelona fue el equipo que el azar quiso como rival de los Citizens en la ronda de octavos de final. La ida disputada en Manchester se saldó con una victoria de los blaugranas por 0-2 gracias al gol de penalty de Messi y el tanto final de Dani Alves. Partido decantado por la acción del penalti, que supuso la expulsión de Demichelis y la opción que no fue desaprovechada por Leo Messi para adelantarse en el marcador. En el partido de vuelta del Camp Nou el cuadro ingles nunca tuvo oportunidades reales de poder remontar la eliminatoria, y las pocas que tenia fueron enterradas con el gol de Messi en el minuto 67 de partido. Un tanto de Kompany y otro de Dani Alves servían para subir al marcador el 2-1 final y poner un 1-4 en el global de la eliminatoria, poniendo fin al periplo del Manchester City en esta competición.

Primera experiencia en octavos de final del Manchester City, que si bien se puede calificar de histórica por lo que tiene de novedad, también se puede calificar de decepción si nos atenemos a las cifras económicas manejadas por el equipo dirigido por Manuel Pellegrini.

 

Manchester United: el campeón de la Premier League partía como uno de los cabezas de serie y fue uno de los afortunados en tener un grupo bastante asequible. Bayer Leverkusen, Shakhtar Donestk y Real Sociedad fueron sus compañeros en una fase de grupos en la que los Red Devils acabaron como invictos y lideres de grupo. Cuatro partidos ganados y dos empates le situaron en la primera plaza de un grupo en el que no paso mayores apuros de los previstos.

Manchester-OlympiakosEn octavos de final quedó emparejado con el Olympiakos de Atenas, eliminatoria que a priori parecía muy desequilibrada y decantada a favor de los ingleses, pero finalmente tuvieron que sudar tinta para pasar de ronda. El partido de ida en Grecia acabó con un 2-0 a favor de los griegos que a vista del juego desplegado pudo ser peor para los ingleses. En el partido de vuelta en Old Trafford un buen Manchester United cuajo un gran partido, lo que le permitió gracias a un hattrick de Van Persie ganar por 3-0 y poner el 3-2 final que le daba el pase a cuartos de final.

Tras jugar en la fase de grupos frente al Manchester City y despachar en octavos de final al Arsenal era otra vez el Bayern de Munich quien se cruzaba en el camino de un equipo inglés. Por la situación del equipo entrenado por aquel entonces por David Moyes se preveía una eliminatoria desigualada. Pero el Manchester no iba a vender barata su eliminación. En el partido de ida consiguió un empate a uno, lo que dejaba las cosas abiertas para el partido de vuelta a disputar en el Allianz Arena. Un gol de Evra en el minuto 57 adelantaba a los ingleses en el marcador y les situaba en semifinales. Pero rápidamente Mandzukic primero, Müller después y finalmente Robben ponían el definitivo 3-1 en el partido, haciendo un total de 4-1 en la eliminatoria a favor de los bávaros.

El equipo entrenado por David Moyes (ahora por Ryan Giggs) tuvo muchas luces y sombras, aunque se puede decir que ha rendido mejor en Europa que en la Premier League, aunque se puede decir de él que en cuanto ha tenido enfrente un rival de categoría se han visto las carencias de este equipo. El equipo inglés se despide de la competición sabiendo que el año que viene no la jugara, algo que no ocurría desde la temporada 1994/95.

 

Chelsea: el equipo londinense quedo emparejado en un grupo relativamente fácil, con el Schalke 04 como mayor obstáculo. Completaban el cuadro el Basilea suizo y el Steaua de Bucarest. Fue un grupo donde acabó como primero de grupo con cuatro victorias y dos derrotas, ambas contra el Basilea que a pesar de acabar en tercera posición fue quien le hizo sufrir en esta ronda.

En octavos de final se vio las caras contra el Galatasaray. En la ida disputada en Estambul el partido acabó con un empate a uno gracias a un gol de Fernando Torres. En el partido de vuelta los Blues dejaron pronto el partido encarrilado gracias a un tempranero gol de Eto’o en el minuto 5. Cahill redondeo el resultado con un gol y poniendo el 2-0 en el marcador final del estadio. Un global de 3-1 que dejaba claro que el equipo inglés era superior al turco.

En cuartos de final esperaba el PSG, un equipo francés que partía como uno de los favoritos de la competición, y a punto estuvo de demostrarlo. En el partido disputado en el Parque de los Principes el Chelsea perdía por un contundente 3-1, pero el gol marcado por Eden Hazard en el minuto 27 hacia concebir esperanzas para una remontada en Inglaterra. Remontada que se ratifico en los últimos minutos del partido de Stamford Bridge. Schürrle adelantaba al Chelsea en el minuto 32, por lo que durante casi todo el partido las esperanzas de clasificarse a semifinales se mantenían. Y fue finalmente Ba quien a 3 minutos del final del partido subía el 2-0 en el marcador. El resultado no se movió en los minutos restantes y el valor doble de los goles marcados fuera de casa en caso de empate clasificaba al equipo londinense.

Iba a ser el Atlético de Madrid su rival en las semifinales. Partido muy igualado que enfrentaba al equipo menos goleado de la liga española contra el equipo menos goleado de la liga inglesa. Mourinho frente al Cholo Simeone.

La eliminatoria empezaba con un nombre propio, Thibaut Courtois. El arquero belga pertenece al Chelsea, aunque esta cedido en el Atlético de Madrid, y una de las clausulas del contrato de cesión impedía alinearle frente al Chelsea, dejando al equipo del Vicente Calderón con la única opción de pagar 5 millones de euros por partido para poder jugar. Finalmente la UEFA intervenía y proclamaba nula esa clausula para competiciones internacionales, por lo que el belga legalmente podía jugar las semifinales.

La ida se disputó en el Vicente Calderón con resultado de 0-0. Partido donde el Chelsea tuvo pocas opciones de ataque pero en el que supo cerrar bien su defensa dejando al Atlético totalmente impotente en ataque. Este resultado hacia que el partido en Londres fuese a ser realmente emocionante.

Chelsea-Atletico-MadridY fue emocionante. Fernando Torres marcaba el primer gol poco antes del descanso, pero la ventaja le duró poco al equipo inglés ya que en el minuto 44 era Adrian Lopez quien marcaba para el Atlético de Madrid y ponía en ventaja a los rojiblancos. En la segunda parte y con la eliminatoria en contra Mourinho dio entrada a jugadores mas ofensivos como el camerunés Samuel Eto'o. Y fue el delantero quien decantó el partido, aunque no para el lado londinense. En el minuto 59 cometía un claro penalti que transformaba Diego Costa. A partir de ahí el Chelsea no tuvo opciones y Arda Turan marcaba el definitivo 1-3 que les eliminaba de la Champions League.

Las semifinales fueron el techo del conjunto dirigido por Jose Mourinho en un año en el que pueden presumir de haber competido durante todo su recorrido. Además también puede decir que ha sido el mejor equipo inglés de toda la Champions League.

 

Considerando el conjunto de la participación inglesa no se puede calificar de una mala actuación de sus equipos. Dos de ellos (Manchester United y Chelsea) se clasificaron como primeros de grupo de una manera mas o menos holgada, mientras que Arsenal y Manchester City fueron segundos en grupos complicados.

Manchester City y Arsenal cayeron en octavos de final frente a dos equipos que demostraron ser superiores, mientras que el Manchester United plantó cara al vigente campeón en cuartos de final. El único representante en semifinales, el Chelsea, cayó eliminado contra el líder de la mejor liga del mundo.

Pasa otro año sin un equipo inglés en la final, pero al menos se ha mejorado la mala imagen dada el año pasado cuando ningún representante de la Premier League se clasificó a cuartos de final.

 

Twitter: @ProyectoPremier @AndresZV

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.