La irrupción de los smartphones en la Premier League

En busca del modelo americano

El grado de penetración de los smartphones y tablets en el mundo es imparable. Sólo hizo falta ver los destellos de los flashes en la celebración de la Liga de Campeones del Real Madrid en el Santiago Bernabéu para darse cuenta de esta realidad. Precisamente, el estadio merengue es de los primeros en instalar una plataforma que conlleva el despliegue de una red Wi-Fi para que los aficionados puedan interactuar durante el partido.

En la Premier League le siguen los estadios del campeón y subcampeón de liga; el Etihad Stadium del Manchester City y Anfield Road del Liverpool. Toda esta vanguardia tecnológica viene adoptada desde Estados Unidos con la NBA y la NFL (Fútbol Americano), donde estos recintos son inmensos centros comerciales.

Etihad Stadium

Gracias a esta tecnología, que se espera integrar completamente en la Premier en los próximos años, los aficionados no sólo podrán consultar estadísticas y compartir sus opiniones en las redes sociales a tiempo real, sino que podrán encargar refrescos o bocadillos sin moverse del asiento. Todo esto supone ampliar la fuente de ingresos de los clubes y un nuevo modelo de negocio para cadenas de comida rápida. Y es que, al menos en Estados Unidos, asistir a un campo de fútbol o baloncesto, es algo más que un espectáculo deportivo. Se trata de un evento en el que pasar el día y disfrutar del ocio y una buena merienda.

Para el merchandising de los equipos también supone un modelo a imitar. Por ejemplo, si el Manchester City va ganando en su estadio, el club puede realizar suculentas ofertas a los fans en tiempo real: “¡Gol de Silva! Compra su camiseta en nuestra tienda online y ahorra un 10%”.

El fútbol ha cambiado. Es algo más que un deporte capaz de mover más de 400 millones de euros en la final de la Champions League. Una situación que pone en riesgo su pureza, pero no su supervivencia. Al menos la de los más grandes

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.