Fábregas, de suplente a jefe de orquesta

Cesc Fábregas regresa a la Premier League tras tres años en el Barcelona donde le han apoyado los números, pero no la afición ni la directiva. Ya en el Chelsea, Mourinho le ha dado los galones para liderar a un equipo que promete

 

Francesc Fábregas, el eterno hijo pródigo -ya no se sabe ni de quien-, regresa a la Premier League tras una etapa con más oscuros que claros en el FC Barcelona. Nunca se dudó de su calidad, tampoco de su compromiso, pero ya sea por tener por delante a jugadores como Xavi Hernández y Andrés Iniesta o por no encontrar su sitio en el sistema del club blaugrana, Cesc ha tenido que volver a hacer las maletas y regresar a la liga inglesa, donde ha mostrado su mejor nivel y donde ha sido más querido y valorado que en ningún otro sitio.

A pesar de volver a Inglaterra en lo que puede parecer un paso atrás -que para mí no lo es- los números del centrocampista catalán en el Barça siempre han sido los de una estrella mundial: 42 goles y 45 asistencias en tres temporadas. Siempre cuestionado, Fábregas ha regresado a Londres, pero esta vez ha cambiado el rojo y blanco por el azul. Mourinho, que no es tonto, llamó a sus filas a uno de sus peores enemigos durante su periplo en el Real Madrid, y ni corto ni perezoso le entregó la batuta de su Chelsea, destinado a dar muchas alegrías a sus aficionados.

Pero no sólo la dirección de los 'blues' le ha sido otorgada al de Arenys de Mar, sino también la de la Selección Española. Del Bosque, igual de tonto que Mourinho, se ha dejado de cambios generacionales y demás pamplinas y ha decidido que su líder en la parcela ofensiva sea un jugador al que parece haberle llegado, ahora sí, su momento para demostrar todo el talento que atesora, si no lo había hecho ya antes.

Y parece que el chico no lo hace nada mal. Algunos se sorprenderán, pero no estaré yo entre ellos. En el Chelsea ya ha repartido 4 asistencias en 3 partidos, teniendo como socio inmejorable a Diego Costa, pero no sólo los números indican su estado de forma, no hay más que ver los partidos. Cesc, desde el puesto de pivote, se ofrece, abre el juego, llega al área rival y da ese pase en profundidad tan difícil de conseguir y que tantos goles da. Lo mismo con España.

Fábregas ha tenido que lidiar con multitud de dificultades, incluso llegó a decir que no entendía donde Pep le pedía jugar, quien además añadió que "corría demasiado". Bueno, eso no va a preocuparle ni a Mourinho ni a Del Bosque, y tampoco a los aficionados del Chelsea y seguidores de La Roja, que al fin podrán disfrutar de Cesc en estado puro.

 

Twitter: @ProyectoPremier @feresbec

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.