El Chelsea baila al son de Diego Costa

El Chelsea arrolló a un Swansea (4-2) que comenzó ganando y plantó mucha cara. Brutal exhibición del ariete hispano-brasileño, que se ha empeñado en ser el ídolo de la afición y ya lleva 7 goles en 4 partidos. Con esta victoria, los de Jose Mourinho se colocan en solitario como líderes de la Premier.

 

Sin ninguna duda podemos afirmar que este Chelsea está intratable. No solo por la máquina de hacer goles que tienen llamada Diego Costa (siete en cuatro partidos), ni por la máquina de asistencias llamada Cesc Fábregas (6 en 4 partidos). La manera que tiene de jugar el equipo de Jose Mourinho consiste en en asfixiar, poco a poco, a sus rivales mediante una presión brutal desde que sacan de puerta. Cierto es que las cosas no comenzaron muy bien para los locales tras el gol en propia puerta marcado por John Terry, ni por el posterior baile que los chicos de Garry Monk, que juegan cada día de manera más precisa y preciosa, con muchas combinaciones que volvieron loco al centro del campo blue, especialmente a Nemanja Matic, prácticamente inédito hoy.

Este Chelsea es como una locomotora que necesita su tiempo para arrancar pero que una vez en movimiento es imparable. Tras superar la primera media hora de partido, parecía que estaba más cerca el gol de los cisnes que el de los blues, aunque poco le hizo falta a la conexión Cesc-Costa para igualar en el marcador en el 45' tras un córner botado por el catalán. Llegó el descanso y tras la reanudación el Chelsea fue otro, al igual que el Swansea. Sin antes era el Swansea quien manejaba al Chelsea con sus pases infinitos, ahora eran los de Mourinho los que con velocidad, fuerza y la precisión de los dos españoles fichados este verano los que  mandaban en el encuentro. Remarcar también como Hazard, estrella total el año pasado, ha asumido perfectamente su nuevo rol de jugador de equipo. Gracias a sus jugadas de excelente factura llegaron el segundo gol del Chelsea, aunque la asistencia para Costa fue de Fábregas, y el cuarto gol, aunque aquí también la asistencia fue de otro (Oscar) y el gol de Remy (que se estrenó de azul con gol). El tercer tanto del Chelsea demostró que Costa, además de marcar, habilita jugadas de gol, y que su jugada culminó con un gran pase de Ramires que el propio "19" blue se encargo de clavar en la red. 

En los minutos finales acortó distancias Shelvey, aunque ya sin tiempo para hacer mucho más. Brillante exhibición de un Chelsea que cada día va a más y da la impresión de que hoy ganaría la Premier de calle. Veremos en mayo pero tiene muy buena pinta para los aficionados del equipo de Stamford Bridge.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.