Entrenamiento ante San Marino

Los de Hodgson a medio gas golearon con facilidad ante una claramente inferior selección de San Marino

 

Con el nuevo formato para esta nueva Eurocopa de Francia 2016 donde han aumentado el número de participantes, este tipo de partidos contra equipos menores cobra mucho más significado y pasen a ser de trascendencia vital. Inglaterra se media hoy ante la aparentemente débil San Marino. Un equipo donde solamente uno de sus jugadores se dedica al fútbol profesional en la liga italiana. Se trata de Mirko Palazzi que juega en el Rimini en la segunda división A. Es increíble imaginar lo que puede suponer para un aficionado al fútbol el jugar contra Inglaterra en Wembley y no ser si quiera jugador profesional. Los jugadores no pararon de sacar fotos del estadio y hacer videos con sus teléfonos durante la previa. Jagielka

Hodgson decidía apostar por un equipo bastante fiable para esta noche ante sus aficionados a pesar del rival que tenía en frente. Rooney , Wellbeck y Sterling en el ataque. WIlshere y Milner quien está cuajando un buen inicio de campaña con el City serían los que apoyarían a los atacantes para tratar de meter el máximo número de goles a favor y finiquitar rápidamente el partido.

El partido comenzó como todos esperaban. San Marino con una doble línea de defensa y encerrados atrás tratando de buscar una posible contra con un solo hombre en punta. Rooney tuvo la primera ocasión a los dos minutos con una falta directa wue se estrelló contra la innumerable pared de hombres que San Marino colocó por delante de su portero. Durante los primeros treinta minutos podemos decir que el realizador no llegó a meter a Hart en el encuadre de la cámara porque los visitantes apenas cruzaron la línea del medio campo. Su portero, Simoncini, era el que podía erigirse como héroe del partido y de hecho pudo serlo gracias a varias grandes paradas a Rooney y Sterling durante la primera mitad. Sin embargo el punto flojo de este portero eran los balones por alto en los que salía con los ojocos cerrados y que acabó costando el primer gol en un saque de esquina que cabeceó Jagielka poniendo el 1-0 en el marcador.

Cuando la fiesta en Wembley estaba más en las gradas gracias a su animación que en el terreno de juego llegó en el minuto 34’ la sorpresa. Los jugadores de San Marino consiguieron trazar una bonita jugada  que acabó con el disparo de su delantero que rozó el palo derecho de Hart. Un soplo de aire fresco para estos hombres que, a pesar de jugar contra una Inglaterra que se tomaba el partido a poco más que un entrenamiento, se veían superados constantemente. Agonizando la primera parte y a pesar de las buenas actuaciones de su portero finalmente uno de sus defensas cometió un absurdo penalti que se encargó de lanzar Rooney de forma impecable poniendo un ya insalvable 2-0 en el marcador.Rooney.

La segunda parte comenzó exactamente igual que la primera. Sin embargo esta vez el gol tardaría mucho menos en llegar. Fue Wellbeck, quien además necesita de estos goles para recuperar su confianza, quien aprovechó un buen pase de la muerte para poner el 3-0 a los pocos minutos de la reanudación. A partir de aquí más y más de lo mismo. Ocasiones, disparos, Simoncini. Entre tanto se anuló un gol a Chamberlain por fuera de juego de Lallana que tocó el balón cuando estaba en posición adelantada. Tuvo que llegar el minuto 73’ cuando Towsend lanzó un durísimo disparo cruzado que puso el 4-0 en el marcador. Hasta entonces el jugador más activo con diferencia era Wayne Rooney.  Fue el capitán el encargado también de hacer el quinto tras una buena jugada individual.

 

Pocas conclusiones se pueden sacar de un partido en el que solamente su capitán se tomó en serio. Tres puntos más para los Lions  que preparan ya su próximo partido.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.