Tres puntos y poco más

Amarga victoria (0-1) de Inglaterra sobre Estonia en un partido aburrido y en el que no parece haber una gran mejorar en el juego de los three lions.

Llegaba la selección capitaneada por Wayne Rooney de golear cinco a cero a San Marino en busca de los tres puntos para afianzar su liderato en el grupo de clasificación para Francia 2016 ante Estonia. Además de esto, había una presión extra para el número 10 de la selección y de los red devils, el convertirse en el máximo goleador de la selección en competición europea.

No pintaba tan fácil como en el papel el partido para los three lions. Arrancaba Estonia con un disparo de Zeniov que chocaba con la red de la portería de Joe Hart avisando de que venía a hacer su partido, esperar, esperar y en el momento clave salir a la contra con todo para intentar subir el marcador a favor de los locales.

Llegaban y avisaban los de Hodgson pero hasta el minuto 15 no llegaría la primera gran ocasión, cuando Wayne Rooney fallaba lo infallable quedándose solo delante del portero y de media volea tiraba el balón por encima del larguero.

Veinte minutos después tenía Welbeck, jugador de moda actualmente en Inglaterra, la otra gran ocasión del encuentro. En una especia de centro-chut el balón se paseaba a pocos centímetros del área sin que nadie lo rematase o despejase.

Se acababan los primeros cuarenta y cinco minutos con la sensación de que los ingleses pueden hacer mucho más pero que con el juego pobre que mostraban no tenía pinta de que la situación fuese a mejorar.

Sin cambios en la segunda mitad para los ingleses. Primordial fue la expulsión de Kleven para que Inglaterra tuviera más huecos y consiguiera ser mucho más incisiva en esta segunda parte. Clave, también, la entrada en el campo de Chamberlain y de Sterling como revulsivos para dar más rapidez a una selección que necesitaba de inmediato un poco más de fluidez en su juego.Portada

Tuvo las mejores ocasiones Rooney, que, muy fallón, consiguió marcar el único tanto del partido de falta directa desde la frontal del área. Un tiro con mucha rosca pegadito al palo izquierdo de Pareiko. El causante de la falta fue el jugador del Liverpool Sterling.

Conseguía así Inglaterra afianzar los tres puntos y el capitán convertirse en el máximo goleador de su selección en partidos europeos, incluyendo clasificatorias, con 14 goles, superando a la gran leyenda del Newcastle Alan Shearer.

Todavía pudo marcar un par de goles más el equipo de Hodgson pero estuvo Rooney demasiado fallón, primero con un tiro acrobático después de un pase de Chamberlain que no encontró puerta y después en el último minuto del encuentro con una gran contra en la que se quedaba solo delante del portero que esperó como un jabato hasta el final y detuvo su disparo con el pecho.

Tres puntos con un amargo sabor para Inglaterra que se afianza como líder de su grupo y que no despeja dudas en el esquema de juego del equipo. ¿Es hora de un cambio radical tanto dentro como fuera de la selección de los three lions?

 

FICHA TÉCNICA

Estonia: Pareiko, Klavan, Jaager, Morozov, Pikk, Martin Vunk, Konstantin Vassiljev (Lindpere 45’), Karol Mets, Antonov, Zeniov (Ojamaa 79’), Anier.

Inglaterra: Hart, Chambers, Baines, Henderson (Sterling 64’), Cahill, Jagielka, Wilshere, Delph (Chamberlain 61’), Welbeck (Lambert 79’), Rooney, Lallana.

Incidencias: Klavan (Amarilla 29’, Roja 48’), Baines (Amarilla 45’), Henderson (Amarilla 53’), Wilshere (86’).

Goles: 0-1 (Wayne Rooney, 73').

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.