Blind rescata un punto agónico en The Hawthorns

Partido muy intenso (2-2) en el que pudimos ver a un West Bromwich Albion muy entregado y a un United muy desdibujado. Los de Van Gaal volvieron a pagar caro los errores defensivos, tanto de Shaw como de Rafael. Sessegnon marcó un auténtico golazo que sería neutralizado por otro de bella factura de Fellaini. Berahino adelanto a los baggies y a cuatro del final Blind igualó.

 

Que este Manchester United no carbura no es una novedad. En el encuentro de hoy disputado en The Hawthorns volvimos a ver un coche de alta gama con un motor de segunda mano. De nada sirve juntar a jugadores como Di Maria, Herrera, Mata, Januzaj o Van Persie si luego en defensa se cometen errores tan garrafales como los de hoy. Para nada hay que quitarle mérito al WBA, que realizó un partidazo de principio a fin, hostigando cada ataque "mancunian" desde el primer pase. La debilidad del equipo de Louis Van Gaal es más que obvia: su defensa no da la talla. Por muchos millones que se hayan gastado, dos errores de juveniles le pudieron costar muy caros. El primero llegó en el minuto 14 de la primera mitad. Tras una subida sin sentido de Shaw, el carrilero inglés quedó completamente descolgado, dejando muy solo a Rojo. Wisdom, jugador cedido por el Liverpool, dejó sentado al argentino, y al llegar a la frontal del área se la cedió a Sessegnon que no dudó y la empotró de manera violenta a las redes de un De Gea que nada pudo hacer. Tras el gol, los red devils dominaron con poca potencia. La posesión era suya, pero apenas crearon peligro en el área de Myhill. Quizás Di Maria, con su  velocidad y su potente disparo desde fuera del área, fuese el más peligroso. 

Tras la reanudación, Van Gaal situó a Fellaini por Herrera en la medular. Y no se equivocó. A los dos minutos de salir, el belga recogió un centro de Di Maria con el pecho, se la colocó y perforó la escuadra del meta baggie. El gol supuso una inyección de moral no solo para el United sino para un Fellaini que lleva siendo el centro de las iras de la afición. Tras marcar su primer gol oficial como red devil, el belga ocupó todo el centro del campo, imponiendo su poderío y su s"savoir-faire" en cuestiones defensivas, liberando a Daley Blind que más tarde se convertiría en protagonista. Pero antes llegó el gol de Berahino, que aprovechándose de un error tremendo de Rafael al tirar el fuera de juego, batió a De Gea con toda la tranquilidad del mundo. El gol fue un mazazo y el técnico holandés introdujo a Falcao y a Young para darle mas frescura al frente ofensivo aunque sería Blind, un centrocampista defensivo, aquel que igualaría las tornas. Tras un rechace peleado por Falcao, el holandés le pegó brillantemente a la cepa del poste, muy lejos del alcance del portero y agarrando un punto que quizás, para unos o para otros, fue inmerecido. Aunque para los seguidores del United solo queda una cosa: paciencia.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.