El Chelsea cae en la emboscada ‘blackcat’

Empató el líder (0-0) en el Stadium of Light ante un Sunderland que estuvo a punto de darle un susto en varias ocasiones a los hombres de Jose Mourinho. Un palo para cada equipo y un pie salvador de Courtois en los minutos finales evitó que el tropiezo blue fuese mayor

 

Desde los primeros compases del encuentro, ambos equipos dejaron bastante claro a lo que se iban a dedicar. El Chelsea abrazó el balón, moviéndolo con presteza de un lado para otro, aprovechando la velocidad de Hazard e Ivanovic con los costados. Cesc, como siempre, al timón de la nave, con Matic cerca, cubriendo y haciendo las coberturas y Diego Costa en la vanguardia de ataque. Los chicos de Poyet se mantuvieron atrás, esperando a encontrar fisuras en la línea defensiva blue y recogiendo pérdidas en jugadas de ataque para montar contras peligrosas. Poco tardó en llegar el primer aviso serio del equipo de Jose Mourinho. Willian recibió un balón en la frontal de Oscar y el brasileño, sin pensarselo, disparó rabioso al arco de Pantilimon, que consiguió tocar la pelota, desviándola. El desvió se estrelló contra la madera, truncando la posibilidad de ver a los blues por delante en el marcador

El golpe en la madera sacó del agujero al Sunderland, que poco a poco fue subiendo al ataque y poniendo en aprietos a Terry y Cahill, que tocaron más con Courtois que con sus compañeros de la medular. Wickham y Fletcher aparecieron más, Rodwell se incorporaba desde mediocampo para romper y Adam Johnson aprovechaba su habilidad para buscar espacios. De hecho fueron los dos ex-citizens los que más peligro crearon hasta que en el minuto 34, Vergini, tras recoger un rechace de Johnson, disparó al larguero, con la defensa y Courtois rendidos. Tanto el larguero de los blues como el de los black cats subieron de revoluciones.

Tras la reanudación, los equipos mantuvieron la misma estrategia. Con Hazard desaparecido, Willian adquirió protagonismo con su velocidad y sus diagonales, aunque su imprecisión en determinados pases imposibilitó ocasiones. Diego Costa se vio inmerso en el juego psicológico de O'Shea y Brown, que le buscaban continuamente y al final le encontraron, llevándose una amarilla tras un manotazo clarisimo a Brown. A medida que pasaban los minutos, Jose Mourinho se impacientaba en la banda, mientras que Poyet sonreía en la banda, sabedor de que su táctica estaba funcionando a las mil maravillas. Llegado al último cuarto de hora, Mou sacó a la artillería, con Drogba, Remy y Schürrle como hombres de refuerzo. 

Pero el Sunderland ganaba protagonismo. Cada vez se acercaba más a la portería de Courtois, que sacó un pie salvador al tiro de Altidore en el minuto 80. Adam Johnson tuvo dos claras, ambas con toda la portería para él, aunque quizás los nervios le pudieron, fallando inexplicablemente. Finalmente hubo reparto de puntos, quedando los blues a 7 puntos del Southampton y a 8 del Manchester City, que juegan entre ellos mañana. Un tropiezo que puede pesar en los meses finales del curso 2014-2015.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.