Soluciones al problema hooligan en Inglaterra

Si hay un país por excelencia en Europa que ha sufrido el problema del hooliganismo y en gran medida ha sabido erradicarlo ese es el Reino Unido en general e Inglaterra en particular.
 

Varios incidentes previos durante los años 80 hicieron que la sociedad inglesa se diera cuenta del problema que les iba a estallar en las manos, pero fueron dos hechos lamentables los que hiceron que la sociedad inglesa se implicara en su totalidad en la erradicación de la violencia en el fútbol inglés.

El primero fue el desastre de Heysel. En el año 1985 el Liverpool y la Juventus jugaban la final de la antigua Copa de Europa en Bruselas, en el antiguo estadio de Heysel. Varios factores influyeron para que 39 personas (casi en su totalidad italianos) murieran por aplastamiento en sus vetustas gradas. La falta de instalaciones adecuadas, la falta de efectivos policiales y de medidas de seguridad, exceso de aforo y sobre todo una violencia descontrolada de los hinchas más radicales del Liverpool que propiciaron una avalancha de los hinchas italianos propiciando un aplastamiento fatal. Fruto de este hecho los equipos de fútbol ingleses fueron expulsados de las competiciones europeas durante 5 años (10 años en el caso del Liverpool que posteriormente fueron rebajados a 6 años) propiciando un éxodo de futbolistas ingleses de élite y la pérdida de su relativo dominio en las competiciones internacionales.

hillsborough

El segundo fue la tragedia de Hillsborough. En las semifinales de FA Cup de 1989 entre Liverpool y Nottingham Forest ocurrió la mayor tragedia vista en un campo de fútbol con la cifra de 96 aficionados del Liverpool muertos. Aunque el origen de ella no fue un factor hooligan (otra vez el exceso de aforo, las malas condiciones del estadio y mala actuación policial) este hecho si sentó las bases para una legislación dura para evitar actos violentos y tragedias en los estadios.

A raíz de Hillsborough se encargó una investigación llamada “Informe Taylor” en la que se sentó las bases de la erradicación en gran medida de la violencia en los estadios ingleses.

Las primeras medidas se referían a los estadios ingleses. Se eliminaron las localidades de pie y la totalidad del estadio debía tener asientos, con esta medida se pretendía evitar el exceso de aforo al tener controlado el número exacto de localidades de cada estadio. Se mejoraron los accesos a los campos de fútbol y se eliminaban las vallas de separación con el campo. Así mismo se instalaron circuitos cerrados de televisión que captaban lo que ocurría en cada palmo de grada. Los clubes de Primera y Segunda División debían de tener sus estadios listos para el año 1994, los de categorías inferiores disponían de 5 años más para ello. Para estas costosas inversiones se concedieron créditos a coste 0 y se redujeron los impuestos sobre las quinielas un 2,5%, posibilitando el ahorro de unos 200 millones de libras a los clubes. Los clubes ingleses no solo aprovecharon a remozar sus estadios, si no que construyeron nuevos campos al amparo de este dinero (Bolton Wanderers, Stoke City y Middlesbrough). Gracias a estas medidas Inglaterra fue la organizadora de la Eurocopa 1996.

Mientras tanto se creaba la Premier League, lo que aumentó la cantidad de ingresos de los clubes gracias a los derechos televisivos y al aumento del dinero proveniente de sponsors, lo que facilitó aún más estas reformas.

A medida que se remodelaban los estadios se incrementó el precio de las entradas en los mismos. Existía mayor comodidad y se pagaba más dinero por asistir a un partido de fútbol. Este hecho alejó a las clases obreras (base del hooliganismo de los años 80) de los estadios ya que no podían acceder a pagar una entrada o un carnet de su equipo de fútbol. Pero también trajo polémica ya que se respiraba un ambiente más frio en los campos, habiendo incluso jugadores como Roy Keane reclamando una vuelta atrás en esta medida.

hooliganSe creó una unidad policial especializada que logró infiltrar a miembros en grupos hooligans, para poder identificar y juzgar a más de 5000 de sus componentes. Estos componentes tenían la entrada prohibida a los espectáculos deportivos, teniendo que presentarse en comisaria los días de partido de fútbol. Se multaba económicamente a los equipos que dieran amparo a los hooligans o en cuyos estadios se produjeran incidentes violentos, haciendo que estos se implicaran profundamente en el desarrollo de los mismos. En vista de la mala imagen que tiene la policía entre la hinchada inglesa se crea la famosa figura del steward (esas personas que visten de traje pero llevan un abrigo amarillo fosforescente) para realizar labores tan diversas que van desde la identificación prevención de incidentes hasta el acomodo de los hinchas en sus respectivas localidades. Se prohibió el consumo de alcohol y de drogas, así como la entrada de cualquier objeto que pudiera ser considerado como un arma. También se llegaron a medidas extremas, como algunos clubes que prohibieron la venta de localidades a hinchas del equipo visitante.

Además de estas medidas encaminadas a la erradicación de la violencia en la liga inglesa se aprovecharon para evitar el hooliganismo en partidos de la selección inglesa fuera de sus fronteras, ya que en reiteradas ocasiones se ha retirado el pasaporte a numerosos hooligans para que no puedan viajar con los Three Lions.

Inglaterra dio un paso al frente para evitar tragedias como la de Bradford, Heysel o Hillsborough. Obviamente evitar al 100% los incidentes relacionados con el fútbol es casi imposible, ya que los clubes solo pueden colaborar en las medidas de sus posibilidades para erradicar este problema, pero si se puede cambiar la situación para que el fútbol sea un espectáculo puramente deportivo donde no tenga cabida ninguna situación violenta.

Si quieres consultar el informe Taylor puedes descargartelo en este enlace

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.