Skrtel salva la honra en el último suspiro

Emocionante partido (2-2) entre dos equipos que están rindiendo muy por debajo de lo esperado esta temporada. El Liverpool acosó la portería gunner durante todo el encuentro, aunque con muy poco le hicieron daño los londinenses gracias a los goles de Debuchy y Giroud. Coutinho marcó al filo del descanso y Skrtel, en el último suspiro, empató, gracias también a los nueve minutos de añadido

Brendan Rodgers no deja indiferente a nadie esta temporada. Tras una serie de fracasos, el técnico apostó hoy por un 3-5-2 revolucionario que dejó sin respuestas a un Wenger que ya avisó de ello en la previa. El dominio red se hizo patente desde los primeros compases, con un gran Coutinho que arrastraba a la defensa con sus filigranas y con Sterling, recientemente elegido Golden Boy, desbordando gracias a su tremenda velocidad. Adam Lallana también tuvo detalles aunque no es ni por asomo ese jugador tan resolutivo que maravilló a todos los amantes de la Premier la temporada pasada. Uno de los objetivos que buscó Rodgers con su innovación táctica fue la aparición de Henderson y Markovic como carrileros por los costados, que no salió para nada bien. Dos jugadores que están acostumbrados a jugar en la zona medular como interiores no pueden desarrollar de la noche a la mañana un papel tan distinto. Eso si, al comienzo del partido sobre todo el serbio se convirtió en una amenaza permanente para los gunners, con Chambers desbordado con cada arrancada del 50 red.

Wenger movió ficha y consiguió neutralizar a los carrileros reconvertidos y comenzó a defenderse con el balón ,con el estilo al que estamos acostubrados a ver en el equipo de Londres. El intercambio de golpes comenzó a subir de revoluciones, con ataques en ambas porterías aunque la mayoría sin finalizar. Tan solo en el minuto 44, tras un error de Giroud al despejar, llegó el primer tanto del partido. Buena recuperación de Henderson que se la cede a Coutinho y este, sin oposición, batió a Szczesny. Aunque no hubo tiempo para celebraciones ya que medio minuto después, Sánchez botaría un balón al corazón del área que cabecearía Debuchy a las redes defendidas por Jones.

En tan solo medio minuto el público de Anfield vibró con ambos goles. Y esto activó a ambos equipos, apretando más el Liverpool como en el final de la primera parte. El partido se pararía durante casi 6 minutos por un pisotón fortuíto de Giroud a Skrtel, que le hizo sangrar por la cabeza una barbaridad. Esto frenó el ímpetu local y en el 64, una gran triangulación entre Cazorla y Giroud terminó en gol del francés, casi aniquilando las esperanzas locales, aunque no frenaron el aluvión ofensivo de los chicos de Rodgers, que si bien atacaban como pollos sin cabeza, encerraron al Arsenal en su campo. Szczesny paraba todo lo parable y no fue hasta el minuto 96 cuando Skrtel, uno de los protagonistas, marcaba un gran corner botado por Lallana. Un punto que le sabe a muy poco al Liverpool y un punto muy amargo para Wenger.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.