Harry Kane dinamita la Premier en Año Nuevo

Partido vibrante (5-3) entre dos equipos que han demostrado que pueden ser de lo mejor y de lo peor este año. El encuentro realizado por el ariete inglés quedará para la posteridad tras marcar dos goles, provocar un penalti y dar una asistencia. La concentración defensiva del equipo de Mourinho fue inexistente y esta derrota hará más daño de lo que cualquiera puede pensar a los de Stamford Bridge

 

Cada partido del Chelsea es una final. Con el aliento del City en la nuca, los de Mourinho no pueden fallar. Y hoy, en un derby, frente a un Tottenham entregado al cien por cien, llegó la segunda derrota en Liga el día de Año Nuevo. El partido comenzó con el Tottenham muy arriba, cerrando la salida de balón de los blues, inhabilitando la actuación de Fábregas y Oscar, totalemente desaparecidos, sobre todo el segundo. Ya avisó en los primeros minutos el equipo de Pochettino, basándose en la velocidad de sus extremos, hoy Chadli y Townsend, la calidad entre líneas de un intermitente Erikson y la frialdad de Kane, sin duda el jugador revelación de este año.

Tuvo su primer contratiempo el Tottenham con la lesión de Mason, pilar fundamental spur aunque pocos minutos después una gran chilena de Chadli exigió lo máximo de Courtois. Aunque tres minutos después, un saque en largo de Courtois le llegó a Hazard, que se sacó un jugadón típico de los suyos de la chistera y remató abajo. El tiro fue al palo, le cayó a Cesc y en el chut del catalán apareció el pie de Costa, adelantando al equipo de Mou al minuto 18. El Tottenham encajó el gol y tomó con totalidad las riendas del partido, tanto así que en el minuto 29, una buena jugada individual del omnipresente Kane batió al meta belga por abajo. Pero el asedio spur no terminó ahí, ya que poco después Chadli estrelló un balón en el palo. Aunque la verdadera debacle blue llegaría al filo del descanso. En el minuto 44, una gran jugada de Chadli finalizada con un disparo se resolvería con un rechace de Courtois, que empujaría a las redes Danny Rose. Pero es que tres minutos después, en el 47, Cahill cometía un penalti flagrante sobre Kane, que permitiría a Townsend aumentar la ventaja en dos goles.

Con el 3-1 el Chelsea seguía viendolas venir por todas partes, con la defensa y Matic desbordados por completo. Y en una de esas internadas de otra vez, Chadli, recibiría Kane, que con un reverso dejó sentado a Matic y marcaría su segundo tanto de la tarde. Para entonces todos los espectadores del partido se darían cuenta de que la zaga blue era una auténtica verbena, especialmente Ivanovic y Cahill. En el 60, Hazard recuperaría un balón tras una salida en falso de Fazio que terminaría en las redes de Lloris. A partir de ahí el Chelsea subió de revoluciones, sobre todo tras un soberbio disparo de Azpilicueta que despejaría maravillosamente Lloris. Y cuando todo indicaba que el Chelsea iba a volver a meterse en el partido, Chadli le marcaba a fuego la manita al equipo de Mourinho.Y asistencia de Kane, que participó activamente en 4 de los 5 goles. En los minutos finales Terry recortaría distancias aunque sin duda esta derrota no solo marcará a algunos jugadores, sino que vuelve a dar aire, y mucho, al City en la pelea por la Premier. De locos.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.