El Liverpool no encuentra su premio ante un gran Courtois

Precioso partido (1-1) en la ida de las semifinales de la Capital One en Anfield. El Liverpool pudo llevarse el partido tras firmar una de las actuaciones más espectaculares de la temporada, aunque Courtois les negó tal premio. El meta belga cuajó un gran partido y con el empate, todo queda de cara para los de Mourinho. Hazard anotó de penalti mientras que Sterling marcó una delicia individual para poner las tablas

 

Hoy no era día para las especulaciones. Un Liverpool-Chelsea es uno de los mejores partidos que se pueden ver en las islas, casi elevado a la categoría de "clásico" por los seguidores ingleses. Y desde el inicio se vio como se iba a desarrollar el encuentro: intensidad, garra… un partido con una gran cantidad de idas y venidas, provocadas por el estilo de ambos equipos. Desde el pitido inicial, el Liverpool salió con mucha seguridad, queriendo la pelota, privándole a los blues de su fuente de poder: la posesión. Los de Rodgers supieron mover muy bien el esférico, buscando los huecos de una defensa blue que presume de ser de las mejores del campeonato. Con el nuevo esquema red, la aparición de los carrileros es fundamental, con un Alberto Moreno que poco a poco va dando pasos para convertirse en uno de los mejores en su demarcación. Suya fue la primera oportunidad del encuentro, que de no ser por Cahill bien podía haber terminado en gol. Pero poco tardaría en aparecer uno de los grandes protagonistas del partido. Thibaut Courtois, en un alarde de reflejos y agilidad, detuvo un excelente disparo de Gerrard desde 20 metros. Aunque el ritmo vertiginoso del Liverpool sufriría un tropiezo importante.

Minuto 17. Cesc Fábregas se interna bien en el área, le cede el balón a Eden Hazard y este sufre un atropello por parte de Emre Can. Penalti y gol anotado por el belga, que sentó como un jarro de agua fría en los de Anfield. A partir de ahí, el correcalles fue general, con muchísimas imprecisiones en ambos conjuntos y con muchas faltas sobre Hazard  de los medios del Liverpool. El equipo de Rodgers apretó y casi marca al final de la primera mitad gracias a una gran internada de Sterling, que no pudo llegar por milímetros a un gran pase de Coutinho. Con el comienzo de la segunda parte, los reds aumentaron su presión sobre el centro del campo blue y el asedio fue brutal. Los de Mourinho apenas pudieron sacar el balón jugado en toda la segunda mitad, con muchas perdidas de balón en la medular y con Hazard completamente aislado, como Diego Costa, inédito hoy.

Y así nos plantamos en el golazo de Sterling. Minuto 60, el ratoncito recibe el balón a 15 metros del área y comienza una cabalgada con regates a todo lo azul que se le pone delante para batir a Courtois por abajo con un buen disparo ajustado. El gol fue como un toque de corneta, los reds se lanzaron al ataque total y de no ser por el meta belga, el Chelsea podía haber visto su ventaja hundida en la inmensidad del tornado rojo. El resultado no es malo para los londinenses, que tendrán que aprender de los errores de hoy, con tan solo dos disparos en todo el partido (uno de ellos el penalti). Al Liverpool le vale jugar como hoy. Stamford Bridge dictará sentencia.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.