Los fracasos más sonados del mercado de invierno en la Premier League

Si ayer hablábamos de grandes fichajes realizados en este mercado de invierno, hoy toca repasar esos fichajes que no salieron tan bien como se esperaba, o que directamente pasaron a ser un fracaso en toda regla. También hemos elaborado otro once inicial con esos fracasos, posiblemente cada uno tengamos el nuestro en la cabeza y sea distinto al que proponemos, pero aquí lanzamos esta propuesta.
 

Mark Bosnich (Chelsea): el portero australiano llegó a la entidad de Londres procedente del Manchester United, donde Fabian Barthez le había cerrado el paso de la titularidad. En Londres nunca fue una competencia real para Carlo Cudicini y para Ed de Goey, siendo el tercer portero y abandonando la entidad con 5 partidos jugados en dos temporadas y media. Pero su fiasco no solo se reduce a lo deportivo, el portero dio positivo en 2002 en un control antidroga y fue despedido del club, además de ser sancionado con 9 meses sin poder jugar.

wayne-bridgeWayne Bridge (Manchester City): llegó procedente del Chelsea en enero de 2009 previo pago de 14 millones de euros y con amplia experiencia tanto con el club de Londres como con la selección inglesa, pero nunca demostró nada en Manchester. Tras firmar un contrato de 5 años, solo jugó 42 partidos con el Manchester City, siendo cedido al West Ham United en la temporada 2010-11, al Sunderland en la 2011-12 y al Brighton & Hove Albion de Championship en la 2012-13. Tras acabar su contrato recaló en el Reading, también en Championship y se retiró del futbol un año después.

Christopher Samba (QPR): el jugador francés nacionalizado congoleño llegó al QPR en el mercado de la temporada 2012-13 procedente del equipo ruso del Anzhi tras pagar la clausula de rescisión que ascendía a unos 15 millones de euros y tras conseguir un contrato de unas 100.000 libras semanales. Su rendimiento nunca llegó a ser el mostrado en el Blackburn Rovers durante 6 temporadas, y el QPR descendió a Championship, volviendo a ser fichado por el Anzhi por un precio muy similar al que fue vendido.

Jean-Alain Boumsong (Newcastle): otro francés que no resultó en invierno, en este caso fue el Newcastle quien lo pagó caro, exactamente unos 10 millones de euros que fueron a parar a las arcas del Glasgow Rangers. La fama que precedía al internacional por Francia no fue justificada para nada sobre el césped de St. James Park, condenando a su equipo con diversos errores. Su fichaje fue tan cuestionado que hasta se abrió una investigación para esclarecer si había existido alguna irregularidad, extremo que fue desmentido poco más tarde. Tras temporada y media donde disputo 47 partidos, fue vendido a la Juventus de Turín (mientras jugaba Serie B) por menos de 5 millones de euros.

Jan Kromkamp (Liverpool): fue fichado del Villarreal en enero de 2006, en un supuesto trueque por Josemi. Oficialmente fue un cambio de cromos, pero informaciones posteriores evidencian que si hubo un pago de 5 millones de euros por el lateral holandés. Nunca alcanzo el nivel mostrado en la anterior campaña en el AZ Alkmaar, donde llegó a ser internacional con Paises Bajos, y nunca llegó a arrebatarle la titularidad al Finnan, teniendo unas actuaciones discretas cuando tenía la oportunidad de jugar. Salió ese mismo verano al PSV Eindhoven.

Maniche (Chelsea): el centrocampista portugues venia  con la confianza de Jose Mourinho, que le habia tenido bajo sus 11-fracasoórdenes en el Oporto campeón de la Champions League de 2003-04. El Dimano de Moscu aceptó una cesion con opción de compra en enero de 2006, opción de compra que nunca se ejecutó debido a su pobre rendimiento ya demostrado en el primer partido, donde fue el culpable del gol del West Ham United y donde fue expulsado en el minuto 17. 8 partidos jugados fueron suficientes para el Chelsea, que lo mandó de vuelta a Rusia.

Andréi Arshavin (Arsenal): el centrocampista ruso fue fichado sobre la bocina en el año 2009, pagando la entidad gunner al Zenit de San Petersburgo un precio que nunca se llegó a saber exactamente, oscilando las cifras entre los 13 y los 17 millones de euros. El genial centrocampista venia avalado por un año 2008 donde consiguió Europa League, Supercopa de Europa y una excepcional Eurocopa 2008 en la que lideró a su equipo hasta semifinales. En Londres nunca ofreció ese nivel, y volvió en 2012 a San Petersburgo en calidad de cedido, siendo fichado definitivamente en verano de 2013.

Ricardo Quaresma (Chelsea): otra cesión de un jugador portugués que no le salió bien al Chelsea. El veloz extremo llego a Stamford Bridge en enero de 2009 pero no demostró la calidad que se suponía que tenia. Solo disputó 5 partidos en toda la temporada, y al finalizar la misma volvió al Inter de Milán.

Afonso Alves (Middlesbrough): el brasileño llegó a Inglaterra en enero de 2008, previo pago de 20 millones de euros al Heerenven. Máximo goleador en la Eredivise con 34 goles y segundo en la Bota de Oro de la temporada 2006-07 (Totti fue el ganador con 26 tantos, debido al menor valor de los goles en los Paises Bajos), en Inglaterra nunca alcanzo esos números ni de lejos, consiguiendo solo 10 goles en temporada y media. En 2009 fue traspasado al equipo qatarí de Al-Sadd por unos 9 millones de euros, siendo recuperada una parte de la inversión que se realizo en él.

Andy Carroll (Liverpool): y si el Liverpool vendió a Torres, no tardó mucho en buscarle un sustituto, y el elegido fue Andy Carroll del Newcastle. Su traspaso rondó los 40 millones de euros, y nunca brilló como se esperaba. En 58 partidos con el equipo red, logró anotar 11 goles. Se le buscó una cesión y recaló en el West Ham United en la temporada 2012-13, mejorando algo sus números. El Liverpool no quiso comprobar su recuperación, y le vendió definitivamente al West Ham por menos de 20 millones de euros.

andy-carroll
Fernando Torres (Chelsea): en enero de 2011 el Chelsea pagó a Liverpool nada más y nada menos que 58 millones de euros por el traspaso del español. Recién proclamado campeón del mundo, el delantero madrileño venia avalado por sus cifras en Liverpool, y pretendía que fuesen iguales en Londres. Pero nada más lejos de la realidad, 153 partidos en los que marcó menos de 40 goles le convirtieron en el fracaso más sonados de la entidad londinense. Fue cedido al AC Milán este verano, y definitivamente traspasado este invierno al Atlético de Madrid en una operación a tres bandas. Operación en la que el Chelsea no percibió ni un solo euro.

También podemos elegir un banquillo de “lujo” para este equipo. Morientes (Liverpool, 6 millones de euros por 8 goles) y Kostas Mitroglou (Fulham, 14 millones de euros por 3 partidos y 0 goles) podrían integrar la delantera suplente de este once titular, mientras que Bentley (Tottenham, 17 millones de euros por 40 partidos) podría ser el revulsivo perfecto para el centro del campo.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.