La caída de Paul Lambert

Tras una poco envidiable racha de diez partidos sin ganar, con sólo dos victorias en los últimos 21 partidos en la liga, el mandato de Paul Lambert en Villa Park tocó a su fin.  La gota que colmó el vaso fue la derrota ante un Hull en apuros este martes que dejó al Aston Villa en la zona de descenso.  Los Villanos estaban cayendo en barrena hacia la Championship y algo tenía que cambiar

Pero no fue siempre así. Lambert llegó a Villa Park con una ola de entusiasmo tras de sí en el verano de 2012. El técnico, con su estilo dinámico y llamativo, había guiado al Norwich desde la League One hasta la Premier, con ascensos consecutivos y aseguró la permanencia de los canarios en la categoría reina del futbol inglés, terminando la temporada en duodécima posición.  Quería asentar un base de jugadores “jóvenes y deseosos” en su proceso de renovación de una plantilla envejecida.  Además de su filosofía, el simple hecho de que no fuera Alex McLeish – impopular desde el principio debido a su pasado con sus rivales del Birmingham City – le brindó más apoyo de la hinchada.norwich lambert

Lambert fichó jugadores con poca experiencia como Ashley Westwood y Matthew Lowton y arrojó por la borda a todos aquellos con fichas altas.  Los hinchas abrazaron el nuevo reto del club pero pronto se darían cuenta de que no iba a ser nada fácil. Los villanos comenzaron la temporada con sólo 9 puntos en los primeros 12 partidos, aunque la victoria contra el Liverpool (3-1 en Anfield con dos goles de Benteke  y Weimann), le sirvieron como punto de inflexión, como punto de anclaje para la nueva era de Lambert.  Sin embargo, la humillante derrota por un contundente 8-0 contra el Chelsea y las posteriores derrotas contra Tottenham y Wigan sin marcar un solo gol pincharon la burbuja.  ¿Había sido todo un gran error? ¿Nos habíamos equivocado?

Y lo peor aún estaba por llegar.  El punto más bajo de la era Lambert llegaría en la semifinal de la Capital One, cuando el Bradford City, matagigantes de la cuarta división, triunfó para aumentar la  más presión  en un Villa sumido en el caos.  Cuando los grandes caen, caen con estruendo y resultó ser otro clavo en el ataúd.

Pero tras la derrota contra el Bradford, las cosas empezaron a mejorar. El Villa salió victorioso contra West Ham,  Reading,  QPR y Stoke, inspirado por la forma magnífica de un imparable Benteke, que culminó en la goleada contra el Sunderland con un incontestable 6-1.   Se había salvado y después de una auténtica montaña rusa de temporada la sensación del optimismo entre los fieles del Holte End era palpable.  Aunque habíamos coqueteado con el descenso, Lambert había bajado la masa salarial y  había sobrevivido con un equipo lleno de novatos.  Una hazaña dada las circunstancias.

A pesar de la euforia, de que las nuevas bases habían sido instauradas  y funcionaban, la segunda temporada fue una decepción. Su estilo de contrataque generó unos resultados sorprendentemente llamativos, como las victorias contra Arsenal, Manchester City y Paul Lambert Aston VillaChelsea.  Pero cuando se encontraba  con un equipo pequeño que le cedía la posesión de la pelota, el Villa no tenía la creatividad ni astucia para crear nada. No parecía correr el mismo peligro de descender como el año pasado pero a finales de temporada, los villanos se metieron de lleno en una trifulca por mantener la categoría de nuevo.  Terminó en el 15º puesto de nuevo, pero con menos puntos y la sensación negativa de haber retrocedido varios pasos.

 Siendo justo con Paul Lambert, tuvo la mala suerte de perder a jugadores como Jores Okore, Libor Kozak y Christian Benteke por culpa de lesiones graves y muy poco dinero para gastar en el mercado.  Pero sin duda la gran noticia de la temporada fue la explosión de Fabian Delph. Un jugador al borde del once titular cuando Lambert llegó, y que se convirtió en la estrella del equipo.  Los ecos del descontento aumentaron pero la mayoría de los hinchas todavía estaban dispuestos a dar Lambert un poco más tiempo.

 

El verano de austeridad pasó y Lambert "traicionó" sus principios. En vez de jovenes promesas, Lambert contrató veteranos como Philippe Senderos y Joe Cole, mientras que respescó a otros que había desechado como Alan Hutton y Darren Bent.  Por primera vez desde su contratación, el equipo se mostraba solido en defensa y ganaron tres de sus primeros cuatro partidos.  Lerner recompenso a Lambert con un nuevo contrato – que fue un gran error a posteriori– y el "nuevo Villa" se encontró en posiciones altas de la tabla.

gil-aston-villa-press-paul-lambert-carles_3251509Pero todo fue un espejismo.  El equipo enlazó seis partidos consecutivos sin marcar gol y después de una breve mejora, volvió a caer en otra sequia delante del arco – 659 minutos en concreto.  Lambert intentó introducir un estilo con más posesión, que resultó ser completamente inefectivo, sin aprovechar las pocas oportunidades que creaban.  La compra de Carles Gil fue, como decís en España "a buenas horas, mangas verdes".  En casi tres años, el promedio de puntos y goles cada partido ha ido disminuyendo paulatinamente hasta un nivel inaceptable y los indicios precoces de aquel progreso se disiparon completamente.  Ya no era el mismo Lambert que antes.

El legado de Lambert va a ser recordado como una oportunidad perdida. La verdad es que Lambert tenía que trabajar en unas condiciones difíciles pero, a pesar de los continuos intentos de cambiar el sistema y personal, Lambert nunca pudo poner al Aston Villa en el lugar que pertenece.  La calidad del equipo actual es mejor que el que heredó. El equipo cayó en una dinámica negativa y se hizo vital un lavado de cara .  Cuando la ira sosiegue, espero que haya reconocimiento para un Lambert que lo intentó pero, por multitud razones, muchas independientes a su labor como entrenador, hicieron que su proyecto fracasase.Aston Villa v Southampton - Premier League

El autor del texto, Tom Robinson, es inglés de nacimiento y seguidor de toda la vida de su Aston Villa. Gran apasionado del fútbol, su debilidad por el fútbol sudamericano le obliga a plasmar sus impresiones en su blog personal "malalechefutbol.wordpress.com". Su Twitter es @tomrobbo89.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.