El Liverpool vence al Burnley en un mero trámite

Fácil victoria del Liverpool en Anfield ante un Burnley que apenas opuso resitencia (2-0). Tardaron media hora los de casa en abrir el marcador, pero lo hicieron a lo grande con un golazo de Henderson. Al comienzo de la segunda parte del encuentro fue Sturridge quie sentenció con un remate de cabeza a pase de Henderson que comienza a tomar el relevo de Steve Gerrard. El partido fue un monólogo 'red'.

Viendo los enfrentamientos de la jornada 28 de la Premier League, el equipo de la zona baja de la clasificación que lograra sacar puntos podría darse con un canto en los dientes, ya que casi todos ellos visitaban a los equipos de la zona alta. En el caso del Burnley llegaba a Anfield siendo la primera parada del Tourmalet de partidos contra los equipos punteros que le esperan en las próximas jornadas. Puntuar en Liverpool hubiera supuesto un inyección de moral.

Los de Brendan Rodgers pronto se encargaron de desbaratar cualquier posibilidad de sorpresa. Comenzaron avisando a los pocos segundos de juego, Sturridge disparaba y hacía emplearse a fondo a Heaton. Poco a poco el Liverpool se fue adueñando de la posesión controlando y encerrando al Burnley en su área. De nuevo Heaton fue protagonista, esta vez al evitar el gol de Henderson, que probó desde la frontal, aunque sin suerte por la intervención del guardameta visitante. Tan solo un minuto después una mala cesión de Keane al portero casi acababa en gol, Sturridge a punto estaba de tocar el balón que hubiera significado el primer tanto.

Fue en el minuto 28 cuando al fin abrió la lata. Y qué manera de abrirla. Henderson enganchaba un balón desde la media luna, un autentico trayazo que nada podía hacer el portero por evitar que se convirtiera en el primero de la noche. Al filo del descanso Sturridge pudo subir otro tanto al marcador pero de nuevo Heaton lo evitaba aguantando al delantero inglés en un mano a mano para acabar desviando su disparo. No hubo más en esta primera mitad, la ventaja de los 'reds' era pequeña visto lo visto tanto en juego como en ocasiones.

Tras la reanudación poco pudo aguantar el Burnley. En el minuto 51 Henderson ponía un balón teledirigido desde la banda derecha para que Sturridge entrara sin oposición cabeceando el balón y anotando el segundo gol. La media hora final fue un mero trámite, un pasar de los minutos sin que nada ocurriera. El Liverpool se limitó a controlar y defender los poco intentos de un Burnley que enterró el hacha de guerra en el momento que Sturridge anotó el segundo gol. Así, con este panorama y este resultado finalizaba el partido.[table id=60 /]

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.