El Arsenal sigue de dulce

El Arsenal no cesa en su lucha por la segunda plaza. Una lucha en la que de momento ya toma la delantera, a expensas de lo que le depare al Manchester City en su compromiso ante el Crystal Palace. Los 'gunners' demolieron al Liverpool (4-1) en un arreón durante los últimos 10 minutos de la primera mitad con tantos de Bellerín, Özil y Alexis. Henderson de penalti maquilló una derrota irrevocable  que peligra las opciones del Liverpool de adjudicarse, como mínimo, la quinta posición. Giroud puso la guinda con un formidable zurdazo en el tiempo añadido.

El Arsenal no tiene techo. Al menos el de este tramo de temporada. Los astros se han alineado para convertir al equipo de Arséne Wenger en un bloque al que nadie logra toserle en esta recta final del campeonato. La víctima esta vez fue un Liverpool que ostentaba una marca épica lejos de Anfield (seis partidos consecutivos sin recibir gol) que terminó quedando vapuleada sin que hiciera falta siquiera disputarse la mitad del partido.

El inicio del choque alentador y efusivo del Arsenal contrastó con el de un Liverpool empanado y errático. Cazorla avisó en primera instancia con un disparo raso cruzado que tuvo que atrapar Mignolet y pocos segundos después se le acumulaba el trabajo al meta belga al tener que redimir a su compañero Kolo Touré, que metió el sólito en un lío a los suyos. Ramsey se echaba las manos a la cabeza porque la intervención de Mignolet fue de órdago.

BellerínEl Liverpool estaba con la soga al cuello, fruto también de la presión adelantada del Arsenal. Con las líneas tan avanzadas, también era de esperar que los 'reds' pudieran encontrar una vía de escape y esa llegó en una acción en la que Markovic no obtuvo recompensa de su generosidad. El serbio se plantó sólo ante Ospina, vio a Sterling mejor ubicado para empujarla pero su asistencia fue lo suficientemente larga para que el joven de origen jamaicano no pudiera alcanzarla. 

El Arsenal bajó el pistón, lo que permitió al Liverpool bajarse del autobús por fin. Después de un cuarto de hora de sudores fríos y siendo embotellado por el Arsenal, los de Brendan Rodgers se sacudieron la presión y el acoso incesante de los 'gunners'. El partido se presentaba más abierto que en ningún tramo y con la balanza pudiendo haberse decantado para cualquier lado, acudió al cattering un invitado al que no se esperaba. Bellerín incurrió en el área, le rompió la cintura a Alberto Moreno y la cruzó al poste lejano de un Mignolet que fijó su marca personal de minutos sin encajar gol fuera de casa en un total 595.

Sin apenas digerir el golpe, llegó el segundo cachete, esta vez de Mesut Özil en un lanzamiento directo de falta en el 39'. Mignolet quizás pudo hacer algo más ya que el disparo del alemán fue por el palo que defendía. Si el Liverpool aún no estaba noqueado, Alexis se encargó de disipar las dudas con el tercero cuando el cronómetro contaba los primeros segundos del descuento.Alexis Del 0-0 en el 35' al 3-0 10 minutos después y de un Mignolet salvador en los primeros minutos a ser claramente discutido en el segundo y tercer tanto del Arsenal.

Brendan Rodgers dio entrada a Sturridge para arreglar el desastre, pero poco había que enmendar. El Arsenal contragolpeaba a placer y a punto estuvo de hacer más sangre con un testarazo de Giroud que Mignolet despejó a córner. El protagonista del primer gol, Bellerín, le dio algo de picante a la contienda tras cometir un claro penalti sobre Sterling. Henderson no falló pese a que Ospina adivinó las intenciones del capitán del Liverpool por la ausencia obligada de Steven Gerrard

Cualquier atisbo de remontada del Liverpool se esfumó con la expulsión de Emre Can a falta de seis minutos para el final. Entrada por detrás a Welbeck y segunda amarilla. Nada que discutir. La buena sintonía que se respira en el Emirates la capitanea sin duda Olivier Giroud. El francés volvió a no faltar a su cita con el gol, algo que lleva haciendo los últimos seis encuentros, y puso la puntilla en el descuento con un sensacional zurdazo.

A estas alturas de temporada, queda la sensación agridulce de que el Arsenal llega tarde una vez más. Tarde para pelear por lo que todo el mundo recuerda, el título de liga. Porque es fundamental caminar por la vida con buenas vibraciones, pero lo es más rubricarlas con trofeos.

[table id=97 /]

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.