Gran remontada del Swansea que valió tres puntos

El Swansea remontó y acabó llevandose tres merecidos puntos (2-1). La primera mitad fue para los locales que tuvieron dos claras ocasiones, en la segunda mitad el United golpeó primero con un gol de Mata, pero la alegría duró poco y el buen fútbol de los 'cisnes' tuvo su recompensa. Primero Ayew y luego Gomis fueron los encargados de marcar los goles.

El Manchester United visitaba a una de sus bestias negras de las últimas temporadas, el partido cerraba la cuarta jornada de Premier League y los de van Gaal viajaban con la idea de seguir con la buena racha de resultados.

El encuentro comenzó con mucha lucha en el centro del campo por hacerse con el control del juego, hasta los 20 minutos de juego no hubo un claro dominador, antes en el minuto uno Menphis Depay ya probó a Fabianski con un lanzamiento de falta. El Swansea se hizo con el control del juego sobretodo gracias a que Cork y Shelvey anularon por completo tanto a Schneiderlin como Schweinsteiger imposibilitando que el United sacara el balón con facilidad. En el último tramo de la primera mitad vinieron dos grandes ocasiones para los de Monk que podrían haber hecho que se fueran al descanso con ventaja. Primero la tuvo Sigurdsson que remató desviado dentro del área, pocos minutos después fue Gomis el que después de una gran jugada individual donde rompió a Blind y posteriormente se fue de Smalling, el francés acabó disparando al poste derecho de la portería de Romero. 

Tras el descanso el Manchester salió más puesto en el partido, y comenzaron a rondar más el área de Fabianski. Tres minutos después de que arrancara el segundo tiempo Mata ponía el primero de la tarde. Shaw subió por banda izquierda con el balón para centrar al corazón del área, Rooney no remató dejando pasar el balón, ahí en el segundo palo esperaba Mata totalmente solo, el español solo tuvo que mandarla a las mallas sin mayor dificultad.

Tras el gol los 'red devils' veían otros tres puntos a pesar de que el rival estuviera haciendo más pero la historia iba a cambiar cuando creyeron que todo estaba hecho con el gol. Seis terribles minutos del Manchester cambiaron el curso del partido. En el minuto 59 una perdida de balón del United propició un contraataque de libro, el balón lo recibió Sigurdsson en la izquierda con nadie por delante centro al área y Ayew superó a toda la defensa por arriba para conseguir el gol del empate. El gol dejó noqueado a los de van Gaal. Seis minutos después de nuevo era el Swansea el que movía ficha. En esta ocasión Ayew inventaba un pase con el exterior para que Gomis de primeras la tocara frente a Romero que no estuvo muy afortunado y se le colaba el balón entre los brazos. 

Con la remontada el partido fue muy fácil para los 'cisnes' que solo tuvieron que aguantar a un Manchester que perdió los papeles y se olvido de jugar a fútbol, metiendo a Fellaini en el terreno de juego y comenzando a tirar pelotazos en busca de que pasara algo de la nada. La defensa local se matuvo firme y con muy poco detuvieron los últimos intentos de sus rivales.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.