AFC Bournemoth, el equipo del milagro

La institución costeña disputa la  Premier League por primera vez en sus 125 años de historia; pero detrás del éxito del modesto equipo ubicado en el sur de Inglaterra, hay una historia que bien podría ser tomada por cualquier guionista de cine y pasarla a la gran pantalla. El equipo conocido como los “Cherries” es una prueba de que lo último que se pierde es la esperanza.

Se jugaba la segunda jornada de la Premier League. El Liverpool recibía al AFC Bournemoth. Con un Anfield pletórico y el mítico “You’ll Never Walk Alone” de fondo , Eddie Howe se dirigía al banquillo visitante. Quedaba claro que Eddie y sus 23 jugadores habían llegado a la élite del fútbol inglés. El resultado final no fue favorable, Liverpool ganó 1-0 con gol de Christian Benteke y se le anuló un tanto válido a los “Cherries”. Pero este equipo se ha logrado levantar de situaciones más difíciles.

Desierto en la costa
En enero de 1997 los “Cherries” sufrieron su primera crisis financiera. Jugadores y otros miembros del equipo, incluyendo el actual entrenador Eddie Howe, se colocaron en las principales plazas de la ciudad para recaudar dinero de la comunidad. El éxito de la recolecta fue tal que el club se logró salvar. El equipo sobrevivió con la ayuda del pueblo.
Lo peor estaba por venir. A finales del 2008, el club costeño se vio envuelto en una nueva bancarrota. Una conferencia de prensa confirmaría la desaparición del Bournemouth, pero cinco minutos antes de que iniciara la misma, Jeff Mostyn, actual presidente del equipo, llegó con el dinero necesario y de este modo logró salvar a la institución. Los “Cherries” estuvieron a cinco minutos de no existir, pero el milagro se había repetido nueve años después, y el arraigo de la afición con su equipo crecía aún más.


Eddie Howe, el hijo del pueblo
Con una sanción que prohibía la compra de jugadores, una reducción de 17 puntos y el último puesto de la última categoría del fútbol inglés (League Two/cuarta división), Bournemoth se enfrentaría al Grimsby en el último partido de la temporada. Partido de ganar o morir; el ganador permanecía, el perdedor dejaría de pertenecer a la Football League. Ahora el banquillo de los “Cherries” era ocupado por Eddie Howe, un oriundo de la costa, ex jugador del equipo y quien estuvo en aquellas plazas pidiendo dinero años atrás . La afición presente en Dean Court Stadium veía con orgullo a su héroe local. Como de costumbre, la historia se gestó con todo en contra. Bournemouth le dio la vuelta al partido dejando el marcador en 2-1 con un gol a diez minutos del final. El estadio con sus doce mil aficionados era la locura tras la anotación de Steve Fletcher. Pitido final. Bournemoth permanecía en la Football League. Tiempo después, Eddie Howe fue elegido como el entrenador de la década en ligas inferiores de Inglaterra.


En la pasada temporada de la Championship (segunda división), los “Cherries” arrasaron con todos los equipos. Lograron ganar la liga con una diferencia de +9 goles. El equipo de Eddie Howe ya no sólo tenía garra, sino que practicaba un estilo de fútbol espectacular el cual trajo como fruto el histórico ascenso a la Premier League en mayo pasado.
De ser un equipo que estuvo a punto de desaparecer, el AFC Bournemoth pasó a ser una institución ejemplar con una lección de vida que nos dice que jamás hay que darse por vencidos. Actualmente los “Cherries” compiten con los gigantes del fútbol inglés como los dos Manchester y los equipos londinenses. Eddie Howe, con su liderazgo ejemplar, es el principal responsable de esta maravillosa historia.

Información adquirida en BBC Mundo

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.