El huracán Kane arrasa Bournemouth

El delantero inglés recupera el olfato y anota un hat-trick para dar la victoria a los Spurs. Ritchie adelantó a los locales en el 1', pero los de Pocchetino remontaron sin dar lugar a cuartel.

 

Con el huracán Patricia en boca de todos -uno de los más intensos recordados por el hombre-, esta tarde otro frente se ha levantado en la localidad inglesa de Bournemouth. Sin previsión por parte de los meteorólogos, el huracán Kane ha arrasado por completo Dean Court al anotar un hat-trick y rememorar tiempos mejores. Los locales comenzaron el partido anotando un gol tempranero, pero cuando el joven delantero inglés entró en escena no hubo alternativa a la derrota.

Harry Kane y Erik Lamela celebran un gol
Harry Kane y Erik Lamela celebran un gol

La primera parte no pudo aventurarse más entretenida. Para sorpresa de todos, los 'cherries' se adelantaron en el primer minuto de partido con un disparo potente de Ritchie llegando por el segundo palo y aprovechando un centro que nadie acertó a despejar; si bien los 'spurs' sacaron el mazo para romper todo sueño local con tres tantos en 22 minutos, dos propiciados por el mal día de Boruc.

En el primero el meta del Bournemouth concedió una infantil pena máxima al barrer a Kane tras un pase en profundidad. El delantero inglés no tenía muchas opciones, pero Boruc se lo llevó por delante y no pudo parar el disparo desde los 11 metros. En el segundo poco pudo hacer, ya que Dembelé se encontró la pelota tras un rebote de un disparo lejano y fusiló sin piedad, pero en el tercero no estuvo ágil para atrapar un balón inocente tras un centro desde la izquierda, dejándole el cuero muerto a Lamela en el área pequeña.

Fue la mayor parte un monólogo 'spur', pero en el minuto 45 tuvo el Bournemouth una gran oportunidad para recortar distancias con tres ocasiones en una. Primero la defensa visitante sacó el balón en la misma línea de gol, en la jugada siguiente un disparo de King se fue al palo, y Ritchie, recogiendo ese rebote, envió su chut a pocos centímetros por fuera de ese mismo poste.

En la segunda mitad no hubo atisbo del Bournemouth hasta los minutos finales. Kane aprovechó a los 11 minutos un centro de Eriksen para anotar metiendo la pierna al llegar desde atrás; y en el 64', un rechace en un córner gracias a un testarazo de Alderweireld para firmar su hat-trick. El resto, la calma que llega tras la tempestad. Al final los locales tiraron de orgullo para animar a su hinchada, pero ésta tenía pocos motivos para estar feliz. Habían sufrido un huracán con todas sus consecuencias.

 

Twitter: @proyectopremier @feresbec

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.