Guus Hiddink, otro interino que busca éxito en el Chelsea

José Mourinho ya es historia en el Chelsea. El portugués ha salido del conjunto londinense debido a los malos resultados y al enorme caos generado en el vestuario. Guus Hiddink asume el reto hasta final de temporada. El holandés vivirá su segunda etapa en Stamford Bridge, como solución provisional hasta junio. Una apuesta a la que Abramóvich ha recurrido varias veces en las últimas temporadas, y que suele salirle bien.

Entrenador veterano (69 años) y con una magnífica trayectoria en los banquillos. En su currículum aparecen una Copa de Europa, con el PSV Eindhoven, o una Intercontinental, a los mandos del Real Madrid, entre otros logros. Aunque lo que más llama la atención de la carrera de Hiddink son algunas de las aventuras exóticas que ha vivido: en las selecciones de Corea del Sur o Australia o dirigiendo el estrafalario proyecto del Anzhi Majachkalá ruso. Triunfó en el PSV, entrenó en España -además de al gigante madridista- al Valencia y al Betis y vivió otras tres experiencias como seleccionador en Rusia, Turquía y Holanda, su último (y malogrado) trabajo. 

A Guus Hiddink le van los desafíos. Su amistad con Román Abramóvich le ha servido para regresar al Chelsea, al que ya preparó en 2009 compaginando su cargo con el que ocupaba en la selección rusa por aquel entonces. Era un 11 de febrero de 2009 cuando se le encomendó sustituir al brasileño Luiz Felipe Scolari en el banquillo blue. El Chelsea le daba, sólo temporalmente, la posibilidad de entrenar en la Premier League. La estrategia terminó con una FA Cup en las vitrinas de Stamford Bridge y un buen periplo en la Champions. El Chelsea de Hiddink alcanzó las semifinales del máximo torneo continental, donde le eliminó el Barcelona de Guardiola (posterior campeón) con mucha polémica en el duelo de vuelta disputado en Londres y sin perder ninguno de los dos partidos. Fue la eliminatoria del gol de Iniesta en el último minuto y los cuatro penaltis reclamados por el Chelsea en tierras inglesas.

Guus+Hiddink+Claudio+Ranieri+Chelsea+v+Juventus+20yEZPYGZ3dl

Guus Hiddink intentará repetir la fórmula que le permitió dejar un grato recuerdo en el oeste de la capital británica. Resulta curioso que un club como el Chelsea, que invierte tanto dinero cada año y que ha apostado por una serie de entrenadores muy variopintos (desde contrastados como Mourinho o Ancelotti pasando por jóvenes como Villas-Boas), haya obtenido algunos de sus mayores logros en las fechas más recientes de la mano de técnicos interinos o con el cartel de provisionales.

No hay ejemplo mejor que Roberto Di Matteo. El míster italo-suizo tuvo la posibilidad de dirigir al Chelsea tras la salida del portugués André Villas-Boas. Un hombre que estaría en primera fila sólo hasta que Abramóvich se decidiese por uno de los múltiples candidatos. Di Matteo terminó sorpendiendo al mundo proclamándose campeón de Europa, después de superar a todo un Barcelona en semifinales y derrotar al Bayern en la final jugada en el Allianz Arena. Lejos de ser favorito, el italiano conquistó la única Champions de la que puede presumir un equipo londinense, haciendo frente a muchas bajas en el último compromiso y recurriendo a un fútbol de oficio y muy defensivo. Además, consiguió la FA Cup. Imposible aprovechar más una oportunidad.

roberto-di-matteo.img

El irreprochable éxito le sirvió a Di Matteo para renovar, aunque no pudo terminar la temporada siguiente. Por trayectoria y nombre, es difícil darle a su sucesor, Rafa Benítez, la etiqueta de interino, pero parecía un secreto a voces que el actual técnico del Real Madrid no duraría mucho en Stamford Bridge. La afición no le quería por su pasado en el Liverpool y el perder el Mundialito de Clubes ante el Corinthians le costó un aluvión de críticas. Aun así, el madrileño se hizo con el título de Europa League al ganar al Benfica en la final. Otra solución temporal que dio frutos a Abramóvich. 

Sin embargo, la referencia que más puede interesar a Guus Hiddink es la del último entrenador que ocupó el puesto de Mourinho en el Chelsea. El israelí Avram Grant formó un tándem con el holandés Henk ten Cate que llevó a los blues a la primera final de Champions de su historia. En el estadio olímpico de Luznhiki, en Moscú, el Manchester United le privó de la 'orejona' en la tanda de penaltis. Técnico pintoresco y de un perfil bajo, pero que siempre será el hombre que fue capaz de guiar al Chelsea hasta la última ronda de la mayor competición de clubes después de la marcha del venerado José Mourinho, alguien demasiado especial para la hinchada de Stamford Bridge.

avram-grant.img

Guus Hiddink tiene muchos clavos a los que aferrarse. Recoge una herencia complicada por los malos resultados y un ambiente demasiado enrarecido en el vestuario. El holandés tendrá que pacificar al Chelsea, devolverle la normalidad, si quiere tener opciones de salvar la campaña. Hacerse con la Premier parece difícil, pero con los interinos al poder todo es posible. 

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.