Golpe del Leicester a la Premier

El Leicester City de Claudio Ranieri pega un gran puñetazo en la mesa con el Etihad Stadium de testigo. Los foxes se imponen por 1-3 gracias a un fútbol práctico y muy organizado que borró del mapa al Manchester City. Los de Pellegrini, tras esta derrota, se quedan a seis puntos del liderato, que pertenece por pleno derecho a Mahrez, Vardy, Kanté y compañía.

Según dicen, Ranieri permite a sus futbolistas comer pizza a cambio de dejar la portería a cero. No ha cumplido con esta premisa, pero parece difícil que el entrenador italiano no conceda ningún capricho a su vestuario con la victoria lograda ante el Manchester City. Lo del Leicester es romanticismo y magia a partes iguales. Después de quedarse a las puertas del descenso la temporada pasada, este humilde club está zarandeando la Premier y amenaza seriamente con ganarla. No se cansa de ver a todo el mundo por el espejo retrovisor.

El partido en el Etihad se presentaba como una especie de final. El millonario Manchester City, por cuyo estadio ya se asoma la espigada figura de Pep Guardiola, necesitaba vencer para no perder comba con su rival directo más sorprendente. El Leicester, con la moral por las nubes tras su gran triunfo entre semana contra el Liverpool. Nadie diría en agosto que el Manchester City – Leicester de febrero sería lo que era: un duelo por el título de Liga.

Y el encuentro arrancó con los visitantes exultantes. El Leicester es como el tímido que se deshinibe en una fiesta. De repente, siente que no tiene ningún límite. Se ve capaz de conseguir todo aquello que se propone. A los dos minutos ya ganaba. Mahrez ejecutó una falta, Huth ganó la espalda a Demichelis y remató en las inmediaciones del área pequeña para hacer dormir al balón en la red.

Fue la primera de las acciones de Mahrez. El franco-argelino voló libre por el césped del Etihad. Era su tarde, y la aprovechó al máximo para mostrarle al planeta que es un magnífico futbolista. Al poco del primer tanto, condujo una contra para darle el segundo a Drinkwater, pero el medio inglés se escoró demasiado y se encontró con Hart cubriendo espacio y mandando el balón a córner. Antes, había perdido una acción similar Vardy, que también acabó con el despeje del guardameta citizen. El avance del choque mostró la clara superioridad táctica del Leicester bajo la lluvia de Manchester.

Manchester City's Yaya Toure (right) and Leicester City's Wes Morgan battle for the ball during the Barclays Premier League match at the Etihad Stadium, Manchester.
Manchester City's Yaya Toure (right) and Leicester City's Wes Morgan battle for the ball during the Barclays Premier League match at the Etihad Stadium, Manchester.

El City tenía la pelota (podía esperarse) pero llevó poco peligro a los dominios de Schmeichel. La ocasión más clara la tuvo Silva, con una jugada individual que concluyó con un lanzamiento ajustado que se marchó fuera. Le pegó muy forzado el canario, con poca precisión. Como los ataques de su equipo. Los de Pellegrini llegaban bien a las cercanías del área. Sin embargo, ahí se hacía fuerte la muralla construida por el Leicester. 

Los foxes llegaron al descanso por delante, teniendo que intervenir Schmeichel para atrapar un duro disparo centrado de Agüero, el único local atinado y capaz de llevar peligro serio a la portería rival, y con cierta polémica por un posible penalti de Fuchs a Zabaleta. El árbitro sacó la falta fuera, con los citizens pidiendo la pena máxima. Las repeticiones no ayudaron a disipar las dudas.

El paso por el vestuario le sentó fatal al City. La segunda mitad comenzó idéntica a la primera: con gol del Leicester. Esta vez, su autor fue Mahrez. Obra maestra del franco-argelino, que dejó en evidencia a la defensa celeste ganándole un balón dividido a Otamendi, rompiendo la cintura a Demichelis y superando a Joe Hart con un potente derechazo. Acción preciosa que coronó a Mahrez en la nueva casa de Guardiola, que gestionará Manuel Pellegrini hasta final de temporada. 

El técnico chileno reaccionó con dos cambios. Touré Yaya, a años luz del poderoso y determinante jugador que fue hace poco, y Delph dejaron su sitio a Fernando y al joven nigeriano Iheanacho. El primero tuvo la opción de recortar distancias a la salida de un córner. El cabezazo del brasileño lo sacó Schmeichel con una gran parada. El 1-2 no llegó, y el Leicester logró la satisfación absoluta. El 0-3 debió de ser orgásmico para sus aficionados, que no querrán que termine nunca esta temporada. Huth volvió a ser el goleador. El central remató de cabeza tras un saque de esquina y batió a la estatua de Hart. 

Tan alucinante como real. El Leicester ganaba por 0-3, se lo sacaba todo en un escenario donde el dinero es un caballero poderoso que atrae a futbolistas de primer nivel. Lo romántico pudo más. En los minutos posteriores, Vardy perdonó el cuarto y Ranieri provocó la ovación del Etihad a un Mahrez que disfrutó de cada pelota que le cayó y que a base de regates y pases al hueco destrozó a la zaga del Manchester City.

Agüero

A destacar (además de la brillantez de Mahrez) los movimientos de Vardy y Okazaki, intercambiando sus posiciones, el incansable trabajo de Kanté y Drinkwater en la medular, el oficio de Albrighton y la solidez defensiva. El Manchester City había sido anulado y solo sacó la cabeza cuando Agüero, en la recta final, envió a gol en fuera de juego un magnífico centro de Celina. El Kun dio algo de emoción a los compases finales. Incluso pudo poner a sus compañeros a un tanto de la remontada. Simpson hizo de Homer al regalar la pelota al argentino, que encaró a Schmeichel, se quedó sin ángulo y se encontró con el lateral de la red. Fue la última ocasión para el City de luchar por los puntos.

Con los tres pitidos del desenlace se confirmó: el Leicester City pega un ruidoso golpe de autoridad contra un Manchester City que se aleja de la Premier. Los hinchas foxes sueñan más que nunca y ven muy posible que esta campaña termine con el éxtasis de saberse campeones de Liga. 

Manchester City (1): Hart; Zabaleta, Otamendi, Demichelis, Kolarov; Fernandinho, Delph (Iheanacho, m.51); Silva (Celina, m.76), Touré Yaya (Fernando, m.51), Sterling; Agüero.

Leicester City (3): Schmeichel; Simpson, Morgan, Huth, Fuchs; Mahrez (Gray, m.76), Kanté, Drinkwater, Albrighton (Dyer, m.85); Okazaki (Ulloa, m.81), Vardy.

Goles: 0-1, m.2: Huth. 0-2, m.47: Mahrez. 0-3, m.59: Huth. 1-3, m.87: Agüero.

Árbitro: Anthony Taylor. Amonestaciones a Zabaleta y Fernando por el Manchester City; a Morgan y Simpson por el Leicester City.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.