Willy, el último gran éxito del caballero Pellegrini

El Manchester City se impuso al Liverpool en la final de la Capital One Cup con Willy Caballero como gran héroe. El portero argentino, habitual suplente de Joe Hart, detuvo tres penaltis en la tanda que proclamó al primer gran campeón del año en Inglaterra. Manuel Pellegrini no faltó a su palabra con el jugador, al que puso bajo palos durante toda la competición.

"Mi palabra es más importante que ganar", sentenció el técnico ya con el título en el bolsillo. Manuel Pellegrini vivió épocas muy complicados una vez se confirmó el desembarco de Guardiola en el Etihad Stadium para la próxima temporada. El entrenador chileno del Manchester City finalizó con una gran sonrisa una semana clave que comenzó muy mal, debido a la eliminación de la FA Cup a cargo del Chelsea. En Stamford Bridge, un City plagado de suplentes recibió un duro correctivo. 

El 5 – 1 endosado por los hombres de Guus Hiddink levantó muchas ampollas en el entorno citizen. La decisión de Pellegrini de afrontar la eliminatoria contra uno de los grandes de la Premier con los menos habituales le costó una cantidad enorme de críticas. En la rueda de prensa posterior, lo justificó refiriéndose al apretado calendario. El City tendría que afrontar en los siguientes siete días la ida de los octavos de final de la Champions y la final ante el Liverpool, citas fundamentales para seguir con vida en una competición que es la gran materia pendiente de los sky blues y conquistar el primer trofeo importante de la campaña.

Pellegrini necesitaba convencer y lograr un buen resultado en Ucrania frente al Dinamo de Kiev. Lo consiguió: ganó por 1- 3. Obtener la Capital One Cup era la mejor manera de recuperar crédito, pues en la Premier lo tiene complicado al vivir a nueve puntos del liderato, con un partido menos que sus adversarios directos. Willy Caballero, relegado a los dos torneos coperos, fue su gran hombre. El meta aprovechó una de esas oportunidades que siempre concede el fútbol, y a las que hay que aferrarse, para consagrarse.

Caballero

Desde los once metros resolvieron la historia Manchester City y Liverpool. El momento de Caballero había llegado, después de que ni los noventa minutos reglamentarios ni la prórroga pudieran decidir al campeón. Tres penaltis detuvo el arquero, como se llama en su país a los que juegan en su posición. Lucas Leiva, Coutinho y Lallana se estrellaron contra un inspirado Willy mientras Navas, Agüero y Touré Yaya marcaban para darle la Copa a su equipo. Todos los focos miraban al guardián de las redes del City, el héroe inesperado de un conjunto plagado de estrellas al que habitualmente ve desde el banquillo. 

Willy Caballero llegó al Manchester City de la mano de Pellegrini hace dos cursos, a quien algunos atizaban por disputar una final con el segundo portero. Cumplir con su promesa fue más importante que la posibilidad de recibir críticas. El argentino fue el titular de principio a fin. Daba igual quien fuese el rival y su dificultad. Los de la Capital One Cup serían sus minutos.

Hace tres temporadas, Pellegrini y Willy Caballero tuvieron la posiblidad de alcanzar las semifinales de la Champions con el Málaga, un modesto de España de aquellas becado por dinero catarí y que había sorprendido a Europa plantándose en cuartos de final. El Borussia Dortmund de Jürgen Klopp, posterior finalista, fue su verdugo en la vuelta, disputada en el Signal Iduna Park, con un gol marcado en el último minuto tras una eliminatoria muy igualada. El pasado domingo, el entrenador alemán volvía a estar enfrente, esta vez con el Liverpool. Pero el fútbol optó por dar lo que en una ocasión quitó.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.