Lovren y el caprichoso destino

Todos los ‘reds’ rematamos con Dejan Lovren el centro de James Milner (tres asistencias ante el Dortmund) en aquellos fatídicos segundos que pasaban del minuto 90. Un milagro que fue más allá de lo paranormal porque hasta los de sillas de ruedas (literal) saltaron de ellas apoderados y bendecidos por la exaltación. Desde ForrestLovren Gump no se recuerda algo ni siquiera parecido. Lo que consiguió Tom Hanks en modo ficción lo encarnó el tanto final del croata. La memoria de Steven Gerrard ante Olimpiakos en 2004 se hizo patente.

El compendio de sensaciones que removió el sistema cardiovascular de Anfield indultó, sin duda, a la figura de Lovren. Eterno discutido por The Kop y más tras el episodio de Estambul donde falló el penalti decisivo ante el Besiktas en la pasada edición de la Europa League. Y eso que fue de los mejores en el Olímpico de Atatürk, pero la ley del azar en ocasiones condena sin pudor. Los once metros le dictaron una cruel sentencia aquel 26 de febrero de 2015. Peor sería la que puede depararle su seleccionador Ante Cacic, que amenazó el pasado 12 de abril con prescindir de Lovren en la convocatoria de la Eurocopa de Francia tras declarar el zaguero que no irá con la expedición croata si no cuenta con un puesto asegurado entre los titulares.

AnfieldTan caprichoso es al azar como el destino, que esta vez ha decidido, al fin, sonreírle a Dejan Lovren. Su gol en el descuento puso la guinda a la brillante eliminatoria que ha completado ante el Borussia de Dortmund. Secando y aburriendo por momentos al velocista Aubameyang, Lovren comienza a reivindicarse. Su estampa y mirada ante Anfield tras perforar la red de Weidenfeller lo dijo todo: “¡Aquí estoy yo!” Jürgen Klopp captó su mensaje desde el principio, ya que el ex del Southampton es el defensa central que más utiliza el técnico alemán desde su llegada a Liverpool.

Con una transformación más que positiva, Lovren vive su mejor momento como futbolista del Liverpool y la recompensa le ha llegado 413 días después en la competición donde falló. La Europa League estaba en deuda con Dejan Lovren y el destino le ha gritado que marque el camino a la final de Basilea. Para ello, aún hay que pasar por Villarreal, eso sí. No obstante, pase lo que pase, Anfield jamás olvida a sus héroes y Lovren se ha ganado un huequecito en la gloria. Aunque no siempre levanten trofeos, algunos momentos son dignos de saborear y es inevitable rendirse ante ellos. ¡Thank you, Dejan!

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.