El sueño de Milán pasa por eliminar al Madrid

El sorteo de esta mañana celebrado en Nyom quiso que el Real Madrid de Zinedine Zidane sea el rival del Manchester City en las semifinales de la presente Champions League. Los hombres de Pellegrini, ex entrenador blanco, buscarán demostrar que pese a ser el equipo que todos deseaban en la última ronda previa a la final tienen fútbol suficiente para estar en Milán. El vencedor del duelo entre citizens y merengues se jugará el reino europeo frente al vencedor del Atlético-Bayern, el enfrentamiento de la otra semifinal. 

kevindebruyne-cropped_1qm81vytnzldz1vdkw4vv2ztct

Es fácil hablar de favoritismos antes de que el balón se ponga a rodar pero lo cierto es que, en fútbol, todo puede suceder a partir del pitido inicial del árbitro. Sin ir más lejos, cuando hace poco menos de mes supimos que el PSG se enfrentaría al City de Pellegrini en los cuartos de la Liga de Campeones, todos pensamos que los de Manchester lo tendrían muy complicado para mantener vivo un sueño en el que ya se ha invertido, quizás, demasiado dinero. El equipo llegaba generando muchas dudas y mostrando una irregularidad con la que es imposible acabar la temporada levantando La Orejuda. Pero la Champions tiene algo especial, algo capaz de cambiar dinámicas y dejar que decidan los detalles. El City se plantó en Paris dejando sensaciones de un equipo maduro y se llevó un 2-2 para casa muy positivo después de que Ibrahimovic fallara un penalti. En la vuelta, el equipo no falló atrás y los hombres importantes se pusieron el mono de trabajo para hacer sonar la campana y meterse en unas semis históricas. Y ahí están. 

Ahora, sin quitarse de la cabeza esas ganas locas por triunfar en Europa, el principal objetivo por el que se han hecho inversiones de tales dimensiones, el City ya piensa en el Madrid. El caprichoso sorteo de esta mañana quiso que los dos conjuntos menos predecibles de los cuatro candidatos restantes quedaran emparejados en una eliminatoria que no defraudará. Si valoramos su rendimiento durante la temporada y tenemos en cuenta esos altibajos que ya le han dejado fuera de la lucha por la Premier, podemos decir que el City lo tendrá muy complicado, pero a estas alturas no hay rival pequeño. Pellegrini deberá sacar el mejor nivel de sus hombres en tareas defensivas para evitar esas lagunas que ya han pasado factura cuando hombres como Kompany no han podido participar en citas importantes, aunque se espera que el belga esté recuperado para el partido de ida. En el centro del campo, parece que esa dupla Fernando-Fernandinho está consolidada por su trabajo cerrando espacios y ocupando parcelas vitales en la medular pese a sufrir con balón, y falta ver si Touré será el elegido para compañarles. En ataque, tras el recital de De Bruyne contra el PSG, la capacidad individual de Silva y la importancia que puede tener Agüero ante un rival que sufre atrás, faltará ver si El Ingeniero da a Navas una oportunidad. El sevillano no ha llegado a plasmar en Inglaterra el fútbol que desprendía en Nervión pero su velocidad y lo bien que abre el campo puede ser muy útil. De hecho lleva varias semanas disfrutando de buenos minutos y parece estar por delante de jugadores como Nasri (ha sido baja durante meses) o Sterling, que ha estado lesionado en las últimas jornadas y todavía no ha convencido en el Etihad. Como vemos, las opciones que la plantilla ofrece son muchas pero Pellegrini tendrá que plantear dos encuentros perfectos si quiere superar a un Madrid que llega muy motivado. 

30d22810-0b5a-4274-bf5b-118d5d049bb0

Tras ganar en el Camp Nou con una versión muy sólida y un gran tramo final de encuentro, la moral de un Madrid que no convencía subió como la espuma. Pese a ello, la euforia se tambaleó durante unos días porque la visita a Alemania para disputar la ida de los cuartos de Champions frente al Wolfsburgo nos enseñó la cara oscura del conjunto de Zidane. En el Wolkswagen Arena, los blancos volvieron a esa fragilidad atrás que ya había desesperado a muchos en varios partidos disputados fuera de casa durante el presente curso. Además, recurrieron en exceso a balones arriesgados y directos senzillos de resolver para zagas físicas como la de Hecking. Pero en la vuelta todo cambió y se impuso la lógica de una eliminatoria que enfrentaba a dos equipos poco parejos. El Bernabéu respondió y el equipo hizo el partido que debía hacer, defendiendo bien, jugando con cabeza, con paciencia y buscando a Cristiano, Bale y Benzemá para que ellos resolvieran. No fallaron. 

Con pocas opciones en Liga y eliminados de la Copa, el club blanco se encomienda a la Champions para salvar una temporada que, como la del City, también ha estado marcada por la irregularidad. Benítez parecía haber dado con la tecla pero el equipo no le siguió y, tras él, llegó Zidane. El francés cambió la actitud, descubrió la importancia de Casemiro en el centro del campo para encontrar el equilibrio necesario pero, al final, las dudas se mantuvieron hasta el día de hoy. Llevamos meses viendo versiones muy diferentes del Madrid y ese cruce de cuartos es la prueba ideal que lo demuestra. Llegadas las rondas decisivas, el error ya no está permitido. Un mínimo fallo te deja fuera de la competición más especial de todas y eso es lo que, precisamente, quiere hacer Pellegrini con el que fue su equipo entre 2009 y 2010. Manuel quiere venganza y tiene jugadores para tomársela. Falta ver si el fútbol le acompaña.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.