Ulloa salva un punto de oro

Partido de infarto (2-2) en el King Power Stadium. El Leicester, si ganaba, solamente necesitaba una victoria más y un pinchazo de los Spurs para llevarse la Premier. Pero el West Ham en la minutos finales marcó dos goles que le dejaban a 7 puntos. Finalmente, con el gol de Vardy en la primera parte y el penalti de Ulloa en el último minuto, los zorros salvaron un punto vital

 

En Leicester no ven la hora de cantar el aliron. Cada partido se juega como una final y el ambiente en el estadio es ensordecedor. Hoy les visitaba el West Ham, que aun sueña con una cuarta plaza que le de la opción a jugar Liga de Campeones. El encuentro no iba a ser fácil ni mucho menos, pero con los foxes, todo es posible. Desde el primer minuto se vio como iba a ser el encuentro: tras una falta botada por Payet, el balón se estrellaba en los dos palos, enmudeciendo al público. El susto activó a los de Ranieri, que comenzaron a apretar en ataque, con Vardy como hombre más peligroso a la cabeza. Las jugadas de ataque se sucedían una tras otra hasta que, en el minuto 18, llegó el gol. Contra lanzada por Mahrez para Kanté. El pequeño mediocentro comenzó una galopada poderosísima, aguantando todos los empujones de los hammers que se encontró por el camino hasta cederle un balón perfecto a Vardy, que fusiló como él sabe a Adrián. La grada enloqueció. Su equipo estaba a tan solo 3 puntos de prácticamente certificar el campeonato. Pero el partido se fue complicando. Jamie Vardy vio una amarilla por una entrada a Kouyate. Una amarilla que minutos después lamentaría. En líneas generales los hammers encrudecieron su defensa, viendo hasta 3 amarillas en apenas 10 minutos. Con el pitido final, llegó la calma.

Pero la segunda parte nos tenía guardadas unas cuantas sorpresas. A poco de empezar, en el minuto 56, Vardy veía su segunda amarilla por, según el árbitro, simular una caida dentro del área. El colegiado Moss no dudó y expulsó al máximo artillero de la Premier (empatado con Kane a 22 goles). Con uno menos, Ranieri tocó retirada y organizó a los suyos de una manera más defensiva, sabedor del poderío ofensivo de los chicos de Bilic. Y a partir de ahí los londinenses se desataron con numerosas llegadas, bien achicadas por la defensa local que se defendía como zorro panza arriba. Hasta que, en el minuto 83, el colegiado se sacaba de la chistera un penalti de Morgan a Reid. Fue demasiado riguroso y el penalti, transformado por Carroll, cayó como un jarro de agua fría. Drinkwater se mordía la lengua, ya que minutos antes Ogbonna y Reid, ambos a la vez, agarraron a Huth en el área provocándole un penalti flagrante.

leicester kids crying

Todo se le ponía cuesta arriba a los de Ranieri pero sin duda lo que terminó por hundirles fue el golazo de Cresswell tan solo tres minutos después. Un gran zapatazo desde fuera del área, imparable para Schmeichel. El terror se extendió por las gradas. La realización enfocaba a dos niños que lloraban en la grada, con el temor de que su equipo perdiese la primera Premier de su historia. Pero el fútbol, tan caprichoso como siempre, se guardaba un as en la manga. En el minuto 93, Andy Carroll derribaba a Schlupp dentro del área. Moss no dudó: era penalti claro. Y el ciclón Ulloa no falló. Sembró de sonrisas a todo un estadio, que durante un instante dudó, tuvo miedo. Pero ahí siguen los zorros, a 8 puntos, esperando al resultado de su rival por el título, el Tottenham. La lucha sigue, pero en Leicester el sueño continúa.

FICHA TÉCNICA:

LEICESTER CITY: Schmeichel; Simpson, Huth, Morgan (c), Fuchs; Mahrez (Amartey, min 78), Kanté, Drinkwater, Albrighton (Schlupp, min 54); Okazaki (Ulloa, min 59), Vardy.

WEST HAM: Adrian, Antonio, Reid, Ogbonna, Cresswell, Obiang (Carroll, min 46), Kouyate, Noble (Lanzini, min 63), Moses (Valencia, min 72), Payet, Emenike.

GOLES: Vardy (min 18), Ulloa (pen min 93) / Carroll (pen min 83), Cresswell (min 86).

ESTADIO: King Power Stadium.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.