El Leicester aplaza el alirón

Empate en Old Trafford (1-1) entre dos equipos que tenían la necesidad de ganar, los locales para seguir aspirando a entrar en Champions League y los visitantes para sellar su título liguero y no esperar al resultado del Tottenham mañana. En un partido totalmente de ida y vuelta se adelantó el Manchester por medio de Martial, pero empató el Leicester mediante Wes Morgan. Se aplaza el alirón del equipo de Claudio Ranieri y se esfuman las opciones del Manchester de entrar entre los cuatro primeros clasificados.


El partido empezó con un guion que nadie se esperaba, el Manchester United dominaba el partido ante un Leicester City atenazado y sin ninguna opción de peligro que quizás pagó demasiado los nervios ante todo lo que se estaban jugando. El dominio local era absoluto, y dicho dominio se tradujo en el primer gol del partido. Muy buena jugada del ataque del Manchester United en el minuto 7, centro medido de Antonio Valencia que aprovechó a la perfección Anthony Martial para batir a Schmeichel con su diestra en un remate perfecto. Se hacía justicia en el marcador visto lo visto en el campo.

Los visitantes no reaccionaron hasta el minuto 11, en la primera jugada de ataque que pudieron enlazar los foxes. Centro de Ryan Mahrez desde la banda derecha y el cabezazo de Okazaki se iba muy desviado de la porteria de David De Gea. Pero el Leicester no esta acostumbrado a perdonar ni a ir por detrás en el marcador (55 minutos desde noviembre de 2015), así que todo apuntaba que su siguiente jugada iba a entrar en la portería de los red devils, pero antes de esto Schmeichel volvia a demostrar su gran momento de forma con una parada espectacular a Lingard. El Manchester United perdonaba el 2-0 y lo iba a pagar. Falta botada por Danny Drinkwater en el minuto 15, Wes Morgan gana la partida a Marcos Rojo y su perfecto remate de cabeza se cuela dentro de la portería de David De Gea. Primera gran ocasión y primer gol del Leicester para poner el delirio en los más de 3000 aficionados foxes desplazados al Teatro de los Sueños. 

Morgan-leicester


Tras este gol el partido entró en una ida y vuelta constante, sin un dominador claro y con ocasiones para ambos equipos, un partido al mas puro estilo de la Premier League. El Leicester se empezó a sentir mejor y a estirar sus lineas, y sobre todo, empezó a aparecer su máxima estrella, el argelino Ryan Mahrez. De sus botas nació una gran ocasión en el minuto 29, que rodeado de varios rivales cedió a la perfección a Schlupp, pero se le echó encima la defensa local y su remate salió rechazado. En la siguiente jugada un fallo de Simpson habilitó a Lingard para poder recorrer medio campo y plantarse frente a Schmeichel. El pie del danés y el forcejeo con el propio Simpson permitió al cancerbero desviar el balón y que no se convirtiera en el segundo gol local. Las ocasiones se iban sucediendo para cada equipo, si Fellaini remataba un corner en el 35 el Leicester respondía con otro cabezazo en el 40, como no, de Wes Morgan. Entre medias los visitantes reclamaron un penalty de Marcos Rojo sobre Mahrez, pero el arbitro no consideró la acción como falta. Así llegó el descanso, con dos equipos entregados que nos habían ofrecido un precioso espectáculo.

Y si la primera parte acabó con un cabezazo de Morgan, la segunda empezó de la misma manera. El jamaicano se llevaba todo por alto ante una defensa local que era incapaz de frenar el juego aéreo del defensa central. Pero el guión cambiaba, y en este inicio era el Leicester quien salia mejor del vestuario. Tras la ocasión de Morgan se sucedían los ataques visitantes, y primero Okazaki que no llegaba a un balón de Mahrez y después dos ocasiones de Leo Ulloa que ponian el uy en las gradas de Old Trafford. Después de estas ocasiones el Manchester United se empezó a sacudir el dominio visitante y empezó a achuchar la portería de Schmeichel, aunque no generaba ninguna ocasión clara de peligro. 

Y el partido se convirtio en un correcalles con ocasiones alternas para ambos equipos. En los visitantes era Ryan Mahrez quien llevaba el peligro a la portería de De Gea, y en los locales era Anthony Martial quien llevaba el peligro a la portería de Kasper Schmeichel, pero era Chris Smalling quien llevaba el peligro a la portería visitante, que obligó a volar al danés para evitar el gol del defensor inglés y que el 2-1 subiera al marcador.

Y cuando se afrontaba la recta final del encuentro el partido daba un vuelco. En el minuto 88 Danny Drinkwater vio la segunda amarilla en un derribo sobre Depay que los jugadores locales reclamaban como penalty, pero no lo vio así el arbitro. El saque de falta de Rooney, otro posterior de Depay y una buena jugada que no llegó a Mata pudieron subir el segundo gol de los reds devils, pero Kasper Schmeichel, hijo de una leyenda del Manchester United despejó y atajó cada una de las ocasiones locales.

El Leicester City deberá esperar a ver que hace el Tottenham Hotspurs mañana para saber si es campeón. El equipo de Londres tiene la obligación de ganar al Chelsea para mantener vivas sus opciones de ganar la Premier. Si no son capaces de sacar los tres puntos en Stanford Bridge el cuadro de Claudio Ranieri será campeón.

Ficha técnica:

Manchester United: De Gea; Valencia, Smalling, Blind, Rojo; Carrick, Fellaini (74' Herrera); Lingard (60' Mata), Rooney, Martial; Rashford (81' Depay).

Leicester City: Schmeichel; Simpson, Huth, Morgan, Fuchs; Mahrez, Kanté, Drinkwater, Schlupp (75'Albrighton); Okazaki (66' Gray); Ulloa.

Goles: 1-0 (Martial 7'), 1-1 (Morgan 15').

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.