El City se olvida de tirar y cae en semifinales

El Manchester City se despide del sueño de jugar una final de la Champions después de caer por la mínima en el Santiago Bernabéu. Decidió un gol de Bale, con ayuda de Fernando, en la primera parte. Pocas ocasiones de los citizens ante un Real Madrid que le dejó vivo y sufrió la incertidumbre. Los de Manuel Pellegrini despiden la temporada europea. Aún deben certificar su presencia entre los cuatro primeros clasificados de la Premier League.

Vísteme despacio que tengo prisa. Esa pareció ser la filosofía del City en Concha Espina. Los de Pellegrini plantearon un partido de posesiones largas, intentando elaborar y arriesgando poco. Ni siquiera cuando golpeó el Real Madrid cambió la idea. Pellegrini apostó por Touré Yaya como sucesor de Silva, por delante del doble pivote formado por Fernando y Fernandinho y con De Bruyne y Navas a las bandas. Bien pudo ser una de las últimas noches del marfileño con la camiseta "sky blue". Muy poco peligro llevaron los ingleses en su visita a la capital de España.

Lo cierto es que el encuentro comenzó con un serio contratiempo para Pellegrini. El técnico chileno tuvo que gastar su primer cambio a los diez minutos por culpa de una nueva lesión de Kompany. El central belga, que esta temporada está viviendo un auténtico calvario, dejó su sitio a Mangala. Primer problema: no poder usar los noventa minutos al eje de la zaga que mejor le viene al Manchester City.

Mucho respeto en los compases iniciales. Sólo destacable un buen centro de Carvajal desde la banda derecha que remató Cristiano Ronaldo con furia, pero muy desviado. El City tocaba, el Madrid esperaba para salir veloz. A los veinte minutos llegó el gol, que a la postre sería el único de una eliminatoria bastante escasa de diversión (sobre todo si la comparamos con la que disputaron Bayern y Atlético). Participaron dos de los mejores futbolistas merengues de la noche: Carvajal y Bale. Pase entre líneas del lateral diestro, el galés se interna en el área y muy escorado, casi sin ángulo, a la derecha de Hart conecta un fuerte disparo que pega en Fernando, rebota en el palo largo e ingresa en las redes para hacer reventar al Bernabéu.

GolBale

A pesar del tanto recibido, el Manchester City ni se inmutó. Siguió tocando, de manera lenta, casi somnolienta. Eran pases cortos, poco precisos, en un ataque muy estático que apenas inquietó a la defensa madridista. Los de Zinédine Zidane (está bien eso de disputar una final de Champions en tu primer medio año como entrenador de élite) sólo vieron peligrar su ventaja cuando, al filo del descanso, Fernandinho encontró un espacio y chutó, desde la media luna, contra la base del poste derecho de la portería de Keylor Navas. Fue la gran opción del City. Poco más que contar en una primera parte con mucha táctica y muy pocas ocasiones.

El Real Madrid se animó al volver al tapete, decidido a dejar la eliminatoria sentenciada. La tuvo Jesé, tras una internada en el área que acabó con un tiro alto, y también Cristiano Ronaldo, que cabeceó en las inmediaciones del área pequeña obligando a Hart a atrapar. Aunque la mejor fue para Modric. El croata bajó un balón aéreo delante mismo de Hart. La defensa citizen, parada. Pidiendo fuera de juego. El portero inglés salvó en el mano a mano. Modric tampoco pareció creerse una oportunidad tan clara. Jugada extraña que casi termina con el segundo.

En la banda, Pellegrini estaba exageradamente tranquilo. No es el chileno un entrenador demasiado expresivo, pero resultaba extraño ante lo poco que atacaba el City y lo cerca que estaba de una final (se quedó a un único tanto). El ingeniero hizo movimientos. Retiró a un cansado Touré Yaya, que ya no es aquel jugador potente y llegador que asustaba a cualquier rival (dista mucho de aquello), para meter a Sterling. El extremo inglés de origen jamaicano puso ganas. Carvajal le frenó.

Pellegrini

Con todo, el duelo avanzó y el City estaba vivo. De haber marcado, la clasificación habría sido suya. Pudo hacerlo De Bruyne. El belga lanzó una falta lateral, de las llamadas mini-córner, intentando sorprender a Keylor Navas. Su chut cerrado se encontró con el lateral de la red. La segunda ocasión clara llegó cercano el minuto noventa. Probó Agüero desde fuera del área y la pelota se marchó muy cerca de la escuadra, provocando un buen susto a un Bernabéu que ya saboreaba el pase a la final. Se limitó a estirar el Real Madrid cada jugada, dejando morir el choque poco a poco. Ovación a Modric al dejar su sitio a Kovacic y buenos minutos del vertical Lucas Vázquez. 

A pesar del eterno tiempo de descuento, el partido llegó a su fin con un City que ni siquiera pudo mandar balones a la desesperada. Clasificado el conjunto blanco, que repite la final de hace dos años contra su vecino Atlético. Duelo madrileño para despedir una Champions que volará, sí o sí, hacia España. Otra vez. 

Real Madrid (1): Keylor Navas; Carvajal, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Modric (Kovacic, m.88), Kroos, Isco (James Rodríguez, m.67); Bale, Jesé (Lucas Vázquez, m.56) y Cristiano Ronaldo.

Manchester City (0): Hart; Sagna, Otamendi, Kompany (Mangala, m.10), Clichy; Fernando, Fernandinho; Navas (Iheanacho, m.69), Touré Yaya (Sterling, m.61), De Bruyne; Agüero.

Goles: 1-0 m.20: Bale.

Árbitro: Damir Skomina (Eslovenia). Amonestó a Lucas Vázquez por el Real Madrid; a De Bruyne, Fernando y Otamendi por el Manchester City.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.