El Manchester United maquilla la temporada con la FA Cup

Con sufrimiento, remontando y a pesar de jugar toda la segunda parte de la prórroga con un jugador menos por la expulsión de Smalling. En esas duras circunstancias se ha proclamado campeón de la FA Cup el Manchester United. Ganó al combativo Crystal Palace de Alan Pardew. Un título que maquilla la floja temporada de los red devils, que no pudieron entrar en Champions ni hacer un buen papel en Europa. Marcaron Mata y Lingard después de que Puncheon adelantase a los londinenses.

La FA Cup ha terminado por convertirse en el gran oasis del Manchester United. Los de Louis Van Gaal se mostraron incapaces de superar la fase de grupos de la Champions, de quedar entre los cuatro primeros de la Premier y fueron eliminados en octavos de la Europa League por el Liverpool, su eterno rival. Sin embargo, la campaña 2015/2016 termina para la escuadra de Old Trafford con un trofeo en sus vitrinas. Es la duodécima FA Cup que va a parar a manos del United, que pudo haber vivido el último partido con el veterano técnico holandés a los mandos.

No lo tuvieron fácil los red devils. Se encontraron a un Crystal Palace muy replegado y defensivo. Ordenado y pensando en aprovechar las contras saltó al césped del mítico Wembley el equipo dirigido por Alan Pardew. Rooney lideró los ataques del United jugando prácticamente de mediocentro y dejando huecos para las apariciones en el área de Fellaini. El belga fue de los futbolistas que más ocasiones de gol tuvo a lo largo de los 120 minutos. La primera en un testarazo a la salida de un córner que desvió un defensa del Palace. Antes, una magnífica pared entre Rashford y Martial terminó con un disparo del primero que rebotó en Souare.

Rooney

El United acaparaba la posesión, pero incluso en esa situación de dominio necesita que De Gea le salve de vez en cuando. Así ocurrió cuando Bolasie cabeceó una falta ejecutada por Cabaye de espaldas a portería. El meta español estiró el brazo derecho para desviar el cuero. Su homónimo en el Crystal Palace, el galés Wayne Hennessey, sintió celos y respondió cun una espectacular mano a disparo raso de Mata. 

Así transcurrió el primer tiempo. Ritmo lento, pero llegadas. Mucho toque de los de Manchester, repliegue y juego directo de los del sur de Londres. Fellaini dispuso de otro remate a balón parado, muy cerca del marco de Hennessey, que no encontró los tres palos y Ward salvó un disparo de Martial tras jugada y pase de Rashford cuando el gol parecía inevitable.

Los goles no llegarían hasta el tramo final. El Manchester United se cargó de tarjetas poco a poco y el choque subió de temperatura. En cada pelota dividida saltaban chispas. El Crystal Palace tenía la oportunidad de sellar un año histórico. Con el título obtendría un billete para viajar por Europa que con el triunfo de los red devils se lo lleva el West Ham. Se empleó a fondo el conjunto de Alan Pardew para conseguir el que habría sido su primer título en la élite desde comienzos de los años veinte.

No era el día para que Fellaini marcase. Al poco de reanudarse la contienda, el belga se encontró con el larguero tras un taconazo exquisito de Rashford y un disparo muy potente. La madera repelió el duro fusil del United e hizo lo propio siete minutos después. Esta vez fue después de un centro desde el costado diestro que Martial conectó de cabeza con el palo derecho de la puerta de Hennessey.

El United no marcaba y con el paso de los minutos el Crystal Palace parecía llevar la final al terreno que le interesaba. Van Gaal tuvo que agotar dos cambios por las lesiones de Rojo y Rashford, perdiendo frescura en caso de una posible prórroga y sin poder contar en los momentos finales con la improvisación del joven delantero inglés. Alan Pardew apostó entonces por Puncheon, y le salió bien. A los 77 minutos, un balón colgado al área por Ward (era más un despeje que un centro) lo bajó con la zurda el extremo de origen jamaicano. También con la zurda, y escorado a la izquierda, Puncheon chutó duro superando a De Gea y poniendo por delante al Crystal Palace.

Palace

El tanto de las águilas hizo a su entrenador patentar un simpático baile en la banda. Poco le duró la alegría a Alan Pardew. En el 81 empató Mata. Envío de Rooney (impecable su encuentro), Fellaini amortigüa el esférico con el pecho y Mata, sin dejarlo caer, lo engancha con su piez izquierdo para hacerlo atravesar las piernas de Ward y colarse en el fondo de la portería de Hennessey. 

Máxima emoción con el 1-1. Los noventa minutos reglamentarios no decidieron al campeón a pesar de la clara oportunidad para Zaha cercano el desenlace. Su disparo desde fuera del área se fue al lateral de la red. En la prórroga, tres jugadas decisivas que pudieron cambiar el color de la Copa. Dos las protagonizó De Gea. El madrileño sacó un peligroso tiro de Bolasie que se colaba muy cerca de la base del poste. Su manopla obró el milagro. Al poco de comenzar el segundo acto de la prórroga, el internacional español salvó un mano a mano con Gayle, que había entrado por Wickham. La tercera acción determinante fue la expulsión por doble amarilla de Smalling. El más difícil todavía para los de Van Gaal.

Es el Manchester United un equipo acostumbrado en su historia más reciente a resurgir en los momentos más delicados. Con el Palace acechando el segundo, en una mala temporada y con un futbolista menos en el campo, Lingard, en el minuto 110, rompió el guion. Centro de Valencia desde la banda derecha, mal despeje de la zaga del Palace y genial golpeo del mencionado Lingard para hacer dormir a la pelota en la escuadra y poner por delante a los suyos.

Lingard

De ahí al final, el United se defendió como gato panza arriba ante un Crystal Palace que veía como el sueño se le había escapado de las manos. Los de Alan Pardew tocaron la FA Cup, estuvieron muy cerca de ella y se vieron favorecidos por una circunstancia tan favorable como es el quedarse con uno más en una prórroga. No pudo ser. Rooney, Martial, De Gea y compañía levantaron un título que pone un poco de maquillaje y disimula los defectos a su curso futbolístico. 

Crystal Palace (1): Hennessey; Ward, Dann (Mariappa, m.90+4), Delaney, Souare; Jedinak, Cabaye (Puncheon, m.72); Zaha, McArthur, Bolasie; Wickham (Gayle, m.86).

Manchester United (2): De Gea; Valencia, Smalling, Blind, Rojo (Darmian, m.66); Carrick, Fellaini; Mata (Lingard, m.90), Rooney, Martial; Rashford (Young, m.72).

Goles: 1-0, m.78: Puncheon. 1-1, m.81: Mata. 1-2, m.110: Lingard.

Árbitro: Mark Clattenburg. Expulsón por doble amarilla a Smalling. Amonestaciones a Dann, Delaney y McArthur por el Crystal Palace; a Rojo, Mata, Rooney, Fellaini y Lingard por el Manchester United.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.