Debut amargo para los Three Lions

El empate in-extremis (1-1) de Rusia en el último minuto deja a Inglaterra anímicamente tocada tras haber realizado un muy buen partido. Los de Hodgson dominaron durante muchos minutos aunque no tuvieron suerte de cara a portería. Eric Dier adelantó a los suyos con un soberano disparo de falta directa pero en el último minuto un despiste de la zaga inglesa permitió empatar a los rusos por medio de Berezutski

 

Inglaterra siempre tropieza contra la misma piedra. Los pupilos de Hodgson no aprendieron la lección y una vez más vuelven a pinchar en el debut de un gran torneo. Y eso que los ingleses tuvieron contra las cuerdas a los de Slutsky durante buena parte del encuentro. Los ingleses, con un fútbol fresco y muy ofensivo, llegaron en numerosas ocasiones al arco de Akinfeev, que firmó un partido brillante. Pero volvamos a Inglaterra. La demarcación de Rooney como interior sorprendió a muchos, pero el 10 de Inglaterra demostró que puede jugar en casi cualquier posición del campo. Distribuyó el balón con mucho criterio, tanto largos como cortos, achicó siempre que se le exigió y causó numerosos problemas a los rusos, que evitaban por todos los medios pasar por la medular con el balón. Esto también fue meritó de un buen despliegue de Eric Dier, que mostró un gran sacrificio en tareas defensivas. Mientras, los laterales de los Three Lions cuajaron una actuación consistente en ataque. Rose y Walker demostraron velocidad y visión, con numerosos centros al área para que los Kane, Alli, Lallana y compañía pudiesen culminarlos en gol. Pero hoy no era el día. Sterling corrió y corrió, pero se equivocó en la mayoría de decisiones y veremos si Hodgson le mantiene como titular frente a Gales el próximo partido.

La primera parte fue un abuso total de los ingleses, rozando el 70-75% de posesión. Lallana, indetectable para los centrales rusos, ponía en aprietos a la zaga, aunque no estuvo fino. Lo que sin duda chocó a todos fue el ver a Kane sacar los corners, que por cierto, lo hizo horrorosamente mal. La mayor parte del peso ofensivo pasó por las botas de Rooney, que tuvo la más clara con un trallazo, pero se encontró con Akinfeev, como en la mayoría de las ocasiones inglesas. El meta del CSKA cuajó un gran partido, parando prácticamente todo. Y decimos prácticamente todo porque en el minuto 73, Dier lanzó un soberbio disparo de falta, pillando adelantadísimo al portero y que supuso el gol inglés. Mazazo duro para el meta y para Rusia, que había dominado durante los primeros 20 minutos de la segunda mitad, arrebatándole el balón a Inglaterra. Con el gol, Hodgson comenzó a retirar jugadores y a replegar a los suyos. Y ahí es donde golpeó Rusia. En el minuto 91, tras una jugada enmarañada, Glushakov remató de cabeza que no se sabe si hubiese ido dentro o no, pero ahí apareció Berezutski para despejar todas las dudas. El jarro de agua fría fue monumental, no solo por el minuto, sino porque Inglaterra había tenido a su mereced a los rusos. Incluso tuvo una gran oportunidad de Rooney que detuvo Akinfeev y su despeje se estrelló en el travesaño. El fútbol hoy no fue justo con el que mejor jugó. Inglaterra deberá reflexionar y aprender a matar los partidos. Solo así se ganan los torneos.

FICHA TÉCNICA

INGLATERRA: Hart, Walker, Cahill, Smalling, Rose, Alli, Dier, Rooney (Wilshere, min ), Lallana, Sterling (Milner, min ), Kane.

RUSIA: Akinfeev, Smolnikov, Ignashevich, Berezutski, Schennikov, Neustädter (Glushakov, min 80), Golovin (Shirokov, min77), Smolov (Mamaev, min 85), Shatov, Kokorin, Dzyuba.

GOLES: Dier (min 73) / Berezutski (min 92)

ESTADIO: Velodrome, Marsella.

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.