El Liverpool noquea al Leicester

Victoria contundente (4-1) de los de Klopp que, salvo en algunos momentos, no vieron peligrar los tres puntos. El Leicester sigue pagando la venta de Kanté y Ranieri no encuentra la manera de solucionarlo. Los goles fueron de Mané, Lallana y doblete de Firmino. El del Leicester fue de Vardy tras un regalo tremendo de Leiva

Los zorros siguen en caída libre. El equipo que sorprendió a todos el año pasado sigue sin encontrarse a sí mismo. No solo afecta la venta de Kanté al Chelsea, que de por si fue devastadora. Mahrez y Vardy no se asocian como antes. Drinkwater está huérfano en el medio campo y Morgan-Huth no son la pareja expeditiva que era. De todo esto se aprovechó un Liverpool contundente en ataque. Lallana, Firmino, Mané… todos bailaron a unos zorros que sufrieron y mucho. Poco tardaron en encajar el primer gol. Al cuarto de hora de empezar, Milner le sirvió un gran balón interior a Firmino, que tras un control orientado, dejó sentado a su marcador para batir a Schmeichel con facilidad. El Leicester lo intentaba, con balones largos a Vardy, pero le costaba mucho conectar con el ariete. Okazaki no fue el escudero que siempre es y Mahrez tenía siempre encima a Milner, que poco a poco se ha ido adaptando de manera excelente a su nuevo rol de lateral. Uno de los problemas del Leicester fue la salida de balón. La lesión de Namphalys Mendy en su debut se nota demasiado y Ranieri ha ido colocando gente en esa posición que no sabe desempeñar el rol. Hoy fue Amartey el elegido y el ghanés no estuvo a la altura

Con problemas, el Leicester encajó su segundo gol 15 minutos después del primero. Con una jugada más o menos calcada a la del primer gol, Sturridge, tras recibir un buen pase entre líneas de Leiva, le dejaba de tacón un balón que Sadio Mané solo tuvo que empujar. Para más inri, en la jugada del gol se lesionó Simpson. Así parecía que nos íbamos a ir al descanso, pero Lucas Leiva se empeñó en dar emoción al partido y con una salida de balón lamentable le llegaba un balón regalado a Vardy que no falló. Con el 2-1 nos fuimos al descanso con la sensación de que el Leicester podía empatar, pero nada más lejos de la realidad. Vardy no dejaba de toparse con Mignolet, Huth estrellaba un cabezazo contra el travesaño… y en estas llegó Wijnaldum que, tras una jugada de combinación, le cedía el balón a Lallana que con un trallazo ponía distancias en el marcador y espantaba los miedos que rondaban por la grada. Es cierto que tras el gol del internacional inglés los locales bajaron el ritmo, concedieron más ocasiones. Pero se toparon con un buen Mignolet.

Finalmente, en el minuto 89, Sadio Mané recibía el balón en el centro del campo, muy escorado. Schmeichel salió a por él, recorriendo 40 metros de campo. El extremo senegalés le dejó atrás con facilidad y tras una larga cabalgada le puso en bandeja a Firmino su doblete. En Liverpool se respira optimismo. Vencer al campeón por un resultado abultado da moral a cualquiera. En Leicester se estarán preguntando como salir de este bache.

FICHA TÉCNICA:

Liverpool: Mignolet; Clyne, Matip, Lucas, Milner; Wijnaldum (Stuart, min 76), Henderson, Lallana; Mane (Moreno, min 94), Firmino, Sturridge (Coutinho, min 76).

Leicester: Schmeichel; Simpson (Hernández, min 34), Huth, Morgan, Fuchs; Mahrez, Drinkwater, Amartey, Albrighton (Ulloa, min 66); Okazaki (Musa, min 46), Vardy.

Goles: Firmino (min 13 y 89), Mané (min 31), Lallana (min 56) / Vardy (min 38).

Estadio: Anfield

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.