La nueva Inglaterra de Southgate

Tras su fiasco en la Eurocopa 2016, la selección de Inglaterra está intentando volver a tomar fuerza y levantar su vuelo. La clasificación para Rusia 2018 está más o menos encarrilada, y la nueva generación espera dar alguna alegría a su afición.

El verano de 2016 empezó como están empezando los últimos veranos para los aficionados de los Three Lions, con una decepción en las grandes citas. El batacazo que sufrieron en Francia 2016 con la eliminación en manos de Islandia en los octavos de final fue un duro golpe. Un papel decepcionante que se llevó por delante a su seleccionador, Roy Hodgson. Su sustituto, Sam Allardyce, no iba a durar mucho en el cargo, ya que solo transcurrieron dos meses para que la FA decidiera cesarle tras verse envuelto en un escándalo relacionado con el cobro de comisiones ilegales en el fichaje de futbolistas.

gareth southgate seleccionador inglaterra

No era el mejor panorama para Inglaterra, eliminada de la Eurocopa por una selección inferior y con un escándalo en el banquillo, así que la FA decidió poner al mando momentáneamente a un entrenador que no poseía una gran experiencia en banquillos de élite (Middlesbrough y la selección Sub’21 eran sus únicos equipos), pero si en el campo tanto en los equipos de la Premier League como en la propia selección. Gareth Southgate cogió las riendas de la selección en plena fase de clasificación. Siendo simplemente el seleccionador provisional respondió a la perfección, y una vez que la FA le confirmó en el cargo para los cuatro siguientes años está intentando crear un bloque sólido, e incluso se está adaptando a los sistemas de juego que están entrando en la Premier League de la mano de entrenadores nuevos como Antonio Conte o Pep Guardiola.

La fase de clasificación para el Mundial 2018 está siendo realmente buena, con cinco partidos disputados saldados con cuatro victorias y un empate. Aunque los rivales no han sido de primera fila los ha saldado con bastante autoridad (0-1 a Eslovaquia, 2-0 a Malta en el primer partido de Gareth Southgate, 0-0 frente a Eslovenia, 3-0 a Escocia y 2-0 a Lituania), encarrilando el pase como primera de grupo y pudiendo evitar una repesca frente a un rival de entidad (Italia, Montenegro o Portugal ocupan la segunda plaza de sus respectivos grupos). De momento, con cinco partidos jugados, lidera el grupo con cuatro puntos de ventaja sobre Eslovaquia y cinco sobre Eslovenia. Para más ventaja, los partidos frente a sus dos perseguidores los jugará como local en Wembley.

Los partidos amistosos han sido algo distinto, aunque también hay que decir que se han jugado frente a dos de las selecciones más potentes del continente. España fue su rival en Wembley el 15 de noviembre de 2016, con un resultado de 2-2, un partido que Inglaterra ganaba en el minuto 88 por 2-0 gracias a los goles de Adam Lallana y de Jamie Vardy, pero que se dejó remontar en los últimos minutos con los goles de Isco y Iago Aspas, propiciando el empate final. Frente a la selección española los ingleses dominaron la primera parte y un buen tramo de la segunda, pero sus errores en los últimos minutos propiciaron el empate.

vardy

Un panorama que se vivió hace apenas unos días en el partido frente a Alemania, con un novedoso sistema de tres centrales y dos carrileros que ocupaban buena parte de las bandas y con Jamie Vardy como única referencia clara. Un sistema que funcionó muy bien en la primera parte, repitiéndose el guión del partido frente a España, con una Inglaterra dominadora que pudo haber marcado dos goles, pero que se fue al vestuario sin haber marcado ninguno. Algo que aprovechó Alemania en la segunda parte para marcar el 1-0 gracias a un golazo del exgunner Lucas Podolski. 

En definitiva, las dos veces que se ha enfrentado a grandes selecciones europeas el resultado no ha sido lo todo lo positivo que se quería, pero la imagen que se ha mostrado ha sido muy esperanzadora.

Posiblemente en esta Eurocopa veamos a jugadores veteranos como Joe Hart, Wayne Rooney, Gary Cahill o Jamie Vardy, pero la base de la selección va a ser muy joven. Jugadores como Dele Alli (20 años), Marcus Rashford (19 años), Eric Dier (23 años), Ward-Prowse (22 años), Nathan Redmond (23 años) o Jese Lingard (24 años) están llamados a coger el relevo de una generación que ha tropezado tanto en Eurocopas como en Mundiales. Gareth Southgate conoce muy bien a la mayoría de estos chicos, ya que coincidió con ellos en la selección Sub’21.

Solo el tiempo dirá si la elección de Gareth Southgate como seleccionador de Inglaterra es buena, ya que hemos visto estas mismas circunstancias en muchas ocasiones.

Twitter: @ProyectoPremier @AndresZV

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.