Al Liverpool le basta con Mané

Los de Klopp se impusieron (1-0) a los de De Boer en un partido que fue a fogonazos, con más sombras que luces. No fue un partido fácil para los locales, que se estrellaron una y otra vez con un Hennessey que evitó una goleada aunque nada pudo hacer para detener el disparo de Mané

Ambos equipos llegaban a la segunda jornada con la obligación de mejorar su papel tras una mala primera jornada. Si a los de Klopp les empataron al final en Watford, a las águilas les endosaron un contundente 0-3 el recién ascendido Huddersfield. Con todo esto sobre la mesa, era necesario subir el nivel y sumar los tres puntos. Y la verdad es que el partido tuvo todos los ingredientes para quedar en tablas. El Liverpool, con muchos cambios tras el partido en Hoffenheim, salió con ganas de agobiar a su rival, como viene siendo habitual. Con las líneas muy arriba, los de Klopp dificultaron de por si una mediocre creación de un Palace que tiene individualidades pero que le cuesta un mundo crear ocasiones claras. A balón parado llegaron las mejores ocasiones para los reds, sobre todo con un cabezazo de Matip que a punto estuvo de ir adentro tras una mala salida de Wayne Hennessey. El portero galés fue el mejor jugador de los visitantes, junto con Puncheon que no paraba de encarar a la defensa y Benteke, que intentaba por todos los medios bajar los balones que le enviaban. Y digo por todos los medios porque pudo haber sido expulsado por un duro manotazo a Klavan en una de las pugnas.

Mane Crystal Palace

Los últimos minutos de la primera parte tuvieron dos protagonistas claros. Tanto Mané como Firmino lo intentaron de todas las maneras posibles: internadas, centros, disparos lejanos, disparos cercanos… pero Hennessey lo detenia completamente todo. Al igual que Mignolet, que le sacó a Puncheon la más clara que tuvieron las águilas en todo el partido en un buen disparo raso del extremo. La segunda parte fue claramente para los locales, que siguieron con el mismo guion que en la primera mitad. Con Sane, Firmino y los ingresados en el campo Salah y Solanke, el Liverpool tuvo más armas, más mordiente. Y a base de empeño, presión e imprecisión del rival, llegó el único tanto. Tras una jugada enmarañada, la zaga del Palace no fue capaz de sacar el balón limpiamente. Solanke metió el pie, se la robó a Milivojevic y el balón le cayó a Sadio Mané, que fusiló a corta distancia para romper la igualada y darle a su equipo los tres puntos en un partido que fue muy difícil de ganar. Al final, como suele ocurrir, la calidad se impuso y De Boer suma dos derrotas consecutivas. Es pronto, pero si el holandés no quiere sufrir el mismo destino que sufrió en Italia, debe mejorar. Y mucho.

FICHA TÉCNICA

Liverpool: Mignolet; Gomez, Matip, Klavan, Robertson; Milner, Henderson, Wijnaldum (Solanke, min 71); Mané, Firmino (Lovren, min 90+2), Sturridge (Salah, min 61).

Crystal Palace: Hennessey; Fosu-Mensah, Dann, Tomkins; Ward, Milivojevic (Kaikai, min 77), Puncheon (McArthur, min 73), Van Aanholt (Schlupp, min 84); Townsend, Loftus-Cheek, Benteke.

Goles: Mané (min 73).

Amonestaciones: Henderson (min 69) / Puncheon (min 15), Van Aanholt (min 63), Benteke (min 90+2).

Estadio: Anfield.

Twitter: @APortillo21 / @proyectopremier

¡Haz clic para puntuar!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comments are closed.